Con la abstención del PRD y MC, el pleno de la Comisión Permanente del Congreso de la Unión aprobó la ratificación del nombramiento de Eduardo Medina Mora Icaza como Embajador extraordinario y plenipotenciario de México en Estados Unidos de América, expedido por el presidente Enrique Peña Nieto. De acuerdo con el dictamen correspondiente, el exprocurador General de la República, exsecretario de Seguridad Pública federal y hasta ayer Embajador de México ante Reino Unido e Irlanda del Norte reúne las cualidades y méritos necesarios para el eficaz desempeño del cargo encomendado.

Acto seguido, Medina Mora Icaza rindió protesta de ley ante los legisladores federales.

Al fijar la posición del PRI, la senadora Marcela Guerra Castillo dijo que desde la perspectiva de su partido, Medina Mora Icaza tiene todas las características idóneas para representar a México en la Embajada más importante del mundo.

Por el PAN, la senadora Gabriela Cuevas Barrón comentó desde la tribuna que el todavía Embajador ante Reino Unido es un servidor público que desde diversas instancias ha tenido un estrecho contacto y una participación relevante en la relación entre México y Estados Unidos.

Bajo su impulso, amplió, se sentaron las bases de la Alianza para la Seguridad y la Prosperidad del Norte.

En su turno, el diputado Luis Ángel Espinosa Cházaro explicó que si bien el PRD decidió votar la propuesta en abstención, también da un voto de confianza al nuevo Embajador, a la espera de que desempeñe el cargo en bien de los mexicanos radicados en el vecino país del norte.

Y es que desde la visión de los perredistas, abundó, los cargos en el servicio exterior deberían ser para funcionarios que cuenten con un servicio profesional de carrera.

Aprovechó luego para cuestionar la actuación de Medina Mora Icaza en el caso del operativo Rápido y Furioso, que permitió la introducción de armas estadounidenses a México y que provocó muchas muertes de mexicanos, así como su participación como Procurador en el llamado michoacanazo en el 2009, que afectó electoralmente al PRD.

En entrevista, Medina Mora afirmó que ninguna autoridad mexicana autorizó o tuvo conocimiento del referido operativo y que las investigaciones al respecto continúan a cargo de la Procuraduría General de la República.

Con su nombramiento como Embajador de México ante Estados Unidos, expresó, se abre una nueva etapa muy promisoria para encontrar las oportunidades que presenta la relación bilateral, muy compleja, pero también llena de oportunidades para generar bienestar en beneficio de ambos países.

El presidente Peña Nieto y, desde luego, el Congreso de la Unión con su ratificación, me han conferido una enorme responsabilidad y privilegio para servir al Estado mexicano, como lo marca la ley, y representar los intereses de nuestro país en Estados Unidos , concluyó.

rramos@eleconomista.com.mx