Luego de la disminución de la perspectiva de calificación que realizó ayer la agencia Standard and Poor’s para Pemex y la CFE, el presidente, Andrés Manuel López Obrador, señaló en conferencia de prensa matutina que es un castigo para México por la política neoliberal del pasado.

“Lo que considero acerca de esta calificación es que se está castigando al país por la política neoliberal que se aplicó en los últimos 36 años, que fue un rotundo fracaso, sobre todo en los últimos años y para ser más preciso el año pasado, que no teníamos nada que ver con el gobierno, pero nos toca pagar los platos rotos”, dijo el primer mandatario desde Palacio Nacional.

En su segunda conferencia de prensa matutina de la semana aseguró que el neoliberalismo fue una política económica “ineficiente” que se caracterizó por el saqueo y la corrupción.

“Tanto Pemex como la Comisión Federal de Electricidad fueron las empresas más saqueadas no sólo de México, diría, del mundo, en el periodo neoliberal”, subrayó López Obrador.

El presidente indicó que lo único que puede “reprochar” a las calificadoras, es que durante el tiempo en que “imperó la corrupción”, tanto en Pemex como en la CFE, permanecieron calladas y las calificaciones de las empresas productivas del Estado eran de “excelencia”.

“Respetamos sus decisiones y les podemos decir con absoluta seguridad de que vamos a rescatar a Pemex y a la Comisión Federal de Electricidad, basamos nuestro optimismo en un elemento, como dicen los tecnócratas, en una variable importantísima que no se tomaba en cuenta y sigue sin tomarse en cuenta: no va a haber corrupción, no se tolera la corrupción en Pemex ni en la Comisión Federal de Electricidad ni en el gobierno y eso hace la diferencia”, dijo.