Sí es viable proteger las campañas electorales de la infiltración del dinero del crimen organizado, afirma Francisco Rojas Gutiérrez, coordinador del grupo parlamentario del PRI en la Cámara de Diputados.

Rojas opinó que, para lograrlo, se debe sustituir el uso del efectivo por tarjetas o transferencias electrónicas, porque cuando se cambia dinero efectivo por plástico, automáticamente se tiene una huella que fiscalmente se puede perseguir. La tendencia debe ser a evitar el uso del efectivo .

Comentó, sin embargo, que nada podrá hacerse en materia de fiscalización si no hay honestidad de los actores políticos. Si las cosas se manejan con honestidad, sería suficiente. Y si las cosas se quisieran manejar con deshonestidad, de nada serviría, porque se estaría manejando para hacer trampa , respondió a la pregunta de si es posible detectar el uso efectivo de procedencia ilícita en las campañas.

El mexiquense explicó que si bien hay reglas claras para fiscalizar el efectivo que usan precandidatos y candidatos, siempre habrá quienes pretendan burlar la ley. Es como con los impuestos, todos los años se modifican reglas, se hacen esfuerzos para evitar la evasión y los que tratan de evadir lo siguen haciendo, porque buscan cómo evitar pagar impuestos .

Las reglas sobre el control de recursos -abundó- han ido limitando las posibilidades de utilizar dinero blanqueado , pero no quiere decir que no se utilice .

Su correligionario Ildefonso Guajardo Villarreal, coordinador de Vinculación Empresarial de la precampaña de Enrique Peña Nieto, precisó que la fiscalización del dinero en efectivo se hace a través de cuentas bancarias.

No tiene que ser necesariamente a través de tarjetas de crédito. Se pueden establecer mecanismos de control, auditables. Ahora, eventualmente también existe una parte de operación que se hace en efectivo. Cuando se tiene que pagar un flete de sillería, por ejemplo.

Yo he hecho dos campañas y hay cosas que es muy difícil hacerlas por mecanismos de pago electrónicos, tiene que ser con dinero en efectivo. Pero son las menos y hay límites establecidos sobre cuánto se puede manejar , expuso.

EL MANEJO DE EFECTIVO TRAE TRAMPAS

El problema fundamental al que todos los instrumentos financieros se enfrentan, no solamente en materia electoral, es al manejo del efectivo, puntualiza el exconsejero del Instituto Federal Electoral (IFE), Virgilio Andrade.

Uno de los autores de la reglamentación que dio vida al denominado blindaje electoral para el proceso electoral federal del 2009, cuando se renovó la Cámara de Diputados, explica a este diario que siempre que existe la posibilidad del manejo de efectivo pueden presentarse situaciones delicadas .

Respecto de los resquicios que pudiera haber para evadir la fiscalización de las campañas electorales, el exconsejero electoral recordó que el IFE, de manera sistemática, ha impulsado la bancarización de las operaciones de campaña.

Asimismo detalló que el organismo electoral atiende las reglas derivadas de convenios internacionales para combatir el lavado de dinero y de lo cual surge la obligación de las autoridades competentes de dar seguimiento a los movimientos bancarios de las denominadas personas políticamente expuestas (que incluye a candidatos y líderes partidistas).

Incluso el IFE, para tratar de atender situaciones en donde haya probable manejo de dinero en efectivo, realiza algunas operaciones de campo para efecto de verificar, o por lo menos de monitorear y de coadyuvar a que esto sea minimizado , detalla el actual profesor del ITAM en referencia a las llamadas auditorías aleatorias que realiza el Instituto en periodo de campañas, para así revisar ingresos y gastos de los partidos.

El esfuerzo del blindaje requiere de una estrategia integral en la que cooperen tanto el IFE como el gobierno federal e incluso los propios partidos políticos , destacó el experto electoral.

Actualmente en el seno del IFE se analiza la pertinencia de realizar un nuevo blindaje para las elecciones de estos comicios federales del 2012, cuando se renueva la Presidencia de la República y el Congreso de la Unión.

Adicionalmente habrá elecciones locales en 15 estados del país.