Ante la creciente oleada migratoria, el gobierno federal prevé que se tramiten hasta 130,000 solicitudes de condición de refugiado al concluir el 2021, ya que en lo que va del año han atendido peticiones de personas de 106 nacionalidades; de ellas 52,000 peticiones serían de haitianos.

En el marco de la visita a México del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, el subsecretario de Derechos Humanos, Población y Migración, Alejandro Encinas Rodríguez, reconoció que durante este año, las solicitudes de la condición de refugiado y protección complementaria ya han alcanzado las cifras de 116,500, tres veces más respecto del 2019, por lo que se espera que al finalizar el año se tenga una cifra de 130,000.

Al encabezar la firma del Convenio Específico entre la Secretaría de Gobernación y la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para Refugiados (Acnur) para el fortalecimiento Institucional de la coordinación general de la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados (Comar), el titular del ACNUR, Filippo Grandi, apuntó la necesidad de fortalecer a la Comar para hacer frente al alza de las solicitudes de asilo, derivada de la llegada de personas originarias de Haití.

Asimismo, abordó la necesidad de encontrar alternativas migratorias para personas que no requieren protección internacional.

“A pesar del hecho de que estas personas no son refugiadas, tienen otras necesidades de protección, estamos muy interesados de trabajar juntos, no solamente desde ACNUR, sino el Sistema ONU, para desarrollar alternativas migratorias. Si logramos resolver esto, la presión sobre el sistema de asilo va a ser menor”, comentó.

Por su parte, el coordinador general de la Comar, Andrés Ramírez Silva, detalló que con esta firma se tendrán recursos para contratar personal y brindar mejor atención a las personas solicitantes de asilo.

El funcionario federal agradeció el apoyo de ACNUR para dotar de materiales y equipo tecnológico en oficinas de atención.

maritza.perez@eleconomista.mx