El paradero de 43 estudiantes de la Normal Rural de Ayotzinapa, desaparecidos hace un año en Iguala, Guerrero, no fue el basurero de Cocula, donde autoridades de procuración de justicia habrían afirmado que fueron incinerados, ello confirmado por nueva evidencia proporcionada por la propia Procuraduría General de la República (PGR).

El Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) convocados por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) para coadyuvar en el caso Ayotzinapa dio a conocer que registros meteorológicos y fotografías satelitales para evaluar la existencia del llamado incendio en el basurero de Cocula demuestran que dicho acontecimiento no tuvo lugar en la población los días 26 y 27 de septiembre.

En conferencia de prensa, los expertos dieron a conocer que la PGR solicitó un estudio a un centro especializado en meteorología sobre la situación en la zona de Cocula e Iguala los días 26 y 27 de septiembre del 2014. Dicha pesquisa realizada el 30 de septiembre del 2015 indica en sus conclusiones que la estación meteorológica de Iguala tuvo una precipitación acumulada de 21.8 milímetros entre el 26 de septiembre y de la 1 horas a las 4 horas del 27 de septiembre del 2014.

Pese a no existir registros particulares sobre Cocula, el informe indica que los pronósticos e imágenes de nubes muestran un perfil similar.

A su vez, la PGR entregó al GIEI registros o fotografías satelitales para evaluar la existencia del llamado incendio del basurero de Cocula.

En el estudio citado, el monitoreo satelital muestra sólo un punto de incendio en el estado de Guerrero el 27 de septiembre del 2014, pero no corresponde a las coordenadas de Cocula. Dicho reporte concluye que: Sí llovió en Iguala el 26 y 27 de septiembre del 2014, y que no se detectó un incendio en la población de Cocula durante los mismos días .

En conferencia, Alejandro Valencia, Ángela Buitrago y Carlos Beristain informaron, por otra parte, que el GIEI se encuentra colaborando con la PGR sobre nuevos escenarios de búsqueda y diligencias para la investigación de los hechos en su segunda etapa de mandato.

El grupo ha revisado las actuaciones llevadas a cabo desde la publicación de su informe con respecto al quinto autobús tomado por los normalistas. Debido a las fuertes contradicciones en la información existente, ya mencionadas en el informe, los expertos solicitaron que se revisen las reconstrucciones realizadas posteriormente sobre el autobús como si éste estuviera plenamente identificado, y que deben ser reconsideradas a la luz de la evidencia.

Los especialistas también anunciaron que los días 26 de agosto y 11 de septiembre pasados, 11 militares se presentaron a dar su declaración o a ampliar la misma ante la PGR, sin que esto se informara al GIEI.

Por su parte la PGR pidió al GIEI no descartar que hubo un incendio en el basurero de Cocula, sin que esto quede demostrado en el peritaje que se realizará.

Es indispensable agotar el estudio de todos los elementos que requieren analizarse en este evento, sin adelantar ninguna conclusión, como puede ser la revisión aislada de imágenes satelitales y meteorológicas, sin considerar integralmente otros elementos , pidió la Procuraduría.

La PGR recordó al GIEI que ambos acordaron la realización de un nuevo estudio del fuego en el basurero de Cocula, mismo que contará con la participación de un grupo colegiado de especialistas de reconocido prestigio internacional, quienes comenzarán su trabajo en las próximas semanas.