Al advertir que en los últimos dos años el Instituto Nacional Electoral (INE) ha enfrentado diversos “riesgos”, el presidente del órgano electoral, Lorenzo Córdova Vianello, expresó preocupación de que a un mes de los comicios federales y locales se esté “construyendo una narrativa” contra el árbitro electoral “para eventualmente ser utilizada el día después de las elecciones”, y decir que hubo fraude.  

“Este INE es el mismo que le levantó la mano a los ganadores en 2018, en 2019 y en 2020; éste es el mejor antecedente para decir que quien gane, quien pierda, y nadie va a ganar todo, y nadie va a perder todo, por cierto; pero quien gane, quien pierda, será decisión de las y los ciudadanos y el INE exclusivamente va a hacer prevalecer esa voluntad.

“Desde ahora hay que irlo diciendo para deslegitimar a aquellos que pretenden, tal vez con esta lógica de malos jugadores; acuérdense que la aceptabilidad de la derrota es una de las condiciones de funcionamiento de la democracia, y eso no depende del árbitro sino depende del compromiso democrático de las y los jugadores”, expresó el consejero.

Durante su participación en un foro organizado por The American Society of México, el Lorenzo Córdova recordó que diversos políticos han emprendido una campaña contra el órgano electoral.

“El INE está siendo objeto de una serie de acusaciones que no habíamos visto desde hace mucho tiempo. Son acusaciones muy semejantes a las que hemos visto en otros lados, que me parece que son acusaciones de parcialidad, de no imparcialidad, acusaciones de sesgo político, acusaciones de animadversión; es decir, de que el INE tiene filias y fobias.

“Es muy preocupante, desde mi punto de vista, que expresiones del tipo: “el INE debe morir” o “el INE debe ser exterminado” o “hay que erradicar al INE” se estén manifestando justo en una contienda electoral, porque perdón que lo diga, si uno hace algo de memoria, encontrará que estas son expresiones que formaron parte del discurso público que antecedió, en su momento, a los peores experimentos antidemocráticos de la historia durante el siglo pasado, durante el siglo XX”, expresó.

Por ello, el consejero presidente del INE dijo que: “lo que me preocupa es que se quiera estar construyendo una narrativa para eventualmente ser utilizada el día después de las elecciones. Si los datos, si los resultados no gustan, poder decir que hubo un fraude”.

Sin mencionar por sus nombres a Félix Salgado Macedonio y Raúl Morón, el consejero Lorenzo Córdova recordó que se criticó al árbitro electoral por retirar la candidatura a dos candidatos, pero esto fue con base en la propia ley.

“El INE no decidió que cuando un precandidato no presentara su reporte de gastos de precampaña se cancela la candidatura como consecuencia, eso lo establece la ley, eso se pidió en su momento, se llevó la ley”, planteó.

Los riesgos que ha enfrentado el INE

Durante su ponencia, el consejero presidente expuso que el INE ha enfrentado en los últimos dos años diversos riesgos que no obstante ha podido sortear.

Destacó que el primer riesgo, que fue exorcizado, fue un intento de reforma electoral “que claramente tenían un sesgo regresivo, porque buscaban el control político de órganos como el INE que son las agencias autónomas”. Recordó que algunos legisladores plantearon la desaparición de los órganos electorales de los estados, y la consecuente refundación del INE.

“Otro ejemplo es la pretensión de reducir el periodo de la Presidencia del Instituto Nacional Electoral a tres años para que cada Cámara de Diputados, con la mayoría en turno nombrará al Presidente del INE, por cierto, con una mayoría en sí. Esto no prosperó y vamos con las reglas que surgieron de la reforma de hace siete años a organizar esta elección”, resaltó.

Añadió que otro riesgo que enfrentó la autoridad electoral fue una solicitud de parte de la Secretaría de Gobernación en enero de 2020 para que el INE le entregará la base de datos biométricos de los ciudadanos mexicanos.

Lorenzo Córdova afirmó que un tercer momento delicado que la autoridad electoral superó exitosamente, fue la renovación parcial el año pasado de cuatro de los 11 miembros del Consejo General.

“Un cuarto riesgo que se enfrentó es el de la inanición presupuestal, las restricciones presupuestales que volvieran inviable la organización de las elecciones. Si bien es cierto que para el presupuesto que el INE solicitó para este 2021 la Cámara de Diputados determinó el recorte más grande de la historia a la autoridad electoral en su presupuesto para un año de elecciones federales: 870 millones de pesos”, indicó.

Resaltó que a la fecha el INE no ha podido conseguir que la Secretaría de Hacienda atienda su petición de recursos para llevar a cabo la consulta popular sobre juicio a expresidentes, a realizarse en agosto.

Sin embargo, el consejero dijo que después de realizar la cancelación de proyectos, de inversiones en infraestructuras y racionalización, “hoy tenemos una suficiencia presupuestal que nos permite encarar las elecciones del próximo 6 de junio sin ningún problema financiero; es decir no están en riesgo por el recorte de las elecciones”.

Asimismo, el funcionario electoral recalcó que otro riesgo que se enfrenta es la polarización política. Consideró que “el problema que estamos viendo es que esa polarización hoy está siendo aderezada por un peligroso componente antidemocrático, es decir, la intolerancia”.

Añadió que “cuando la polarización se mezcla con la intolerancia, al contrincante político ya no se le ve como un legítimo adversario, sino más bien como un enemigo que hay que destruir y al que hay que combatir y es aquí en donde el juego democrático se pone en crisis”.

Finalmente, dijo que pese a este panorama, no hay ningún riesgo para la celebración de los comicios del 6 de junio cuando se renovarán las 500 diputaciones de la Cámara de Diputados; 15 gubernaturas; 30 congresos locales y, en general, 20,500 cargos públicos.

jorge.monroy@eleconomista.mx

kg