Xalapa, Ver. Las presuntas irregularidades denunciadas durante todo el domingo ante el Consejo General del Instituto Electoral Veracruzano (IEV) por parte de los partidos políticos derivaron en la tarde-noche en la petición a las autoridades federales y estatales de aplicar el protocolo de seguridad firmado en la víspera.

Durante la jornada comicial, el PAN señaló que grupos de encapuchados evitaban que sus simpatizantes llegaran a las casillas, e incluso los representantes partidistas hablaron de que el ciudadano Gumersindo Hernández Córdova fue emboscado en Tatatila, cuando se dirigía a sufragar.

En Espinal, dijeron los panistas, se reportaron heridos de bala en las casillas 1519, 1512 y 1522, así como el robo de urnas en Santa Isabel y Chapultepec.

Mientras que en Coxquihui -denunciaron-, los ocupantes de una camioneta sin placas supuestamente se robaron casillas.

A ello se sumó el incidente que la noche del sábado se registró con el candidato Miguel Ángel Yunes, día en que murió su hermano por una enfermedad, y en el que presuntos policías encapuchados llegaron al sitio.

En tanto, Acción Nacional confirmó que diversos integrantes de su partido fueron detenidos. Cuestionados sobre la información que se tenía de que la detención fue por una presunta compra de votos, los panistas -encabezados por su secretario de Relaciones Gubernamentales, Alfredo Grajales- dijeron que en la acción participaron siete patrullas con números tapados, y elementos encapuchados.

Yo le preguntaría: ¿si realmente estaban comparando votos (…) por qué entonces la policía estatal se encapucha y tapa los números de sus patrullas? Quién miente , lanzaron los panistas.