La Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes (JIFE) y la Oficina de las Naciones Unidas contra las Drogas y el Crimen llamaron al gobierno mexicano para que garantice e integre al cuadro básico de medicamentos, aquellos a base de opioides, y que son recetados para tratar enfermedades crónicas, ya que hay un déficit en la actualidad.

“En pleno siglo XXI es impensable que aún existan personas que mueren con dolores extremos”, afirmó Raúl Martín del Campo, representante de la JIFE en México.

En conferencia de prensa en la sede de Naciones Unidas en México, Martín del Campo presentó parte del informe: Avances en la Disponibilidad de Sustancias con Fines Médicos, en donde precisó que en países de ingresos altos como Estados Unidos hay una sobreoferta de medicamentos controlados y que están hechos a base de opioides, recetados frecuentemente en el tratamiento de dolores agudos para pacientes con enfermedades como el cáncer.

En tanto que en países de renta media alta como México, hay una escasez de esos productos por lo que llamó a las autoridades a hacer lo necesario para garantizar el abasto, mientras que a los países desarrollados pidió que se mantengan controles estrictos.

En la conferencia se presentaron avances sobre la campaña “Acceso sin Exceso” que se implementó en México desde el 2017 entre autoridades de salud pública y la ONU, que busca otorgar los medicamentos a los pacientes que los necesiten.

En este tenor, Antonino De Leo, representante en México de la Oficina de Naciones Unidas contra las Drogas y el Delito destacó que en el país no hay censos confiables sobre el número de personas que están inscritas a las diferentes instituciones públicas de salud ni de los padecimientos que ameritan la prescripción de drogas a base de opioides, por lo que esto significa un reto.

Además de que el número de profesionales médicos que pueden recetar y llevar un análisis sobre la prescripción de medicamentos es insuficiente y, en específico, en la Ciudad de México.

“En una urbe de estas dimensiones (la CDMX), un profesional cubre (...) alrededor de 700 pacientes por mes”, alertó.

De Leo expuso que, por ejemplo, en la Ciudad de México los principales medicamentos a base de opioides como la morfina, entre otros, son recetados para padecimientos oncológicos, seguido de padecimientos al sistema nervioso.

Sobre los padecimientos oncológicos, Silvia Allende, del Instituto Nacional de Cancerología, indicó que en México hay gran tramo que avanzar en lo que respecta al derecho al bien morir.