La Alianza Minera Nacional afirmó que tras el desalojo de simpatizantes de Napoleón Gómez Urrutia de la mina de Cananea, Sonora, las autoridades deberían proceder igual en las de Sombrerete, Zacatecas, y Taxco, Guerrero.

El coordinador de esa agrupación disidente del Sindicato Nacional de Trabajadores Mineros, Metalúrgicos, Siderúrgicos y Similares de la República Mexicana , Héctor Jiménez Coronado, explicó que si un juez confirma también la ilegalidad de esas huelgas, sería inminente una acción similar.

'Tanto la mal llamada huelga de Cananea como la de Sombrerete y la de Taxco, siempre fueron utilizadas como paros artificiales y usadas con el único fin de chantaje para evitar que se encarcelara a Napoleón Gómez Urrutia', sostuvo.

El problema de Cananea está fuera de control para convertirse en un conflicto político artificial, del que se están beneficiando partidos y políticos como Andrés Manuel López Obrador, así como algunos 'dinosaurios' del sindicalismo como Francisco Hernández Juárez, opinó.

'Si tanto quieren hacer algo por los trabajadores López Obrador o Hernández Juárez, pues que hagan una colecta para juntar comida y dinero para los mineros que durante más de dos años no percibieron sus ingresos, debido al paro loco que hizo Napoleón. Pero claro eso no lo dicen estos políticos, porque no les conviene', planteó.

Insistió en que la huelga de Cananea dividió a los trabajadores de esa empresa, puesto que la gran mayoría de ellos no estaba en favor de la paralización de actividades, porque sabían que no recibirían sus ingresos durante el tiempo que durara el conflicto.

'Gómez Urrutia no es ninguna víctima del desalojo de Cananea, sino más bien el beneficiario de ese conflicto', de acuerdo con el dirigente de esa alianza que aglutina a 14,000 mineros, de los 31,000 con que cuenta el Sindicato Nacional de Trabajadores Mineros.

Jiménez Coronado lamentó el uso de la fuerza policiaca para desalojar la mina de Cananea, pero sostuvo que se trataba de un paro injustificado con la careta de denunciar condiciones de supuesta inseguridad en dichas instalaciones.

Sin embargo el único fin real de ese movimiento era presionar para que se retiraran las órdenes de aprehensión contra Gómez Urrutia, aseveró el coordinador general de la Alianza Minera Nacional.

APR