El Senado de la República tiene pendientes en materia de transparencia, pues se comprometió a publicar el uso de los recursos asignados a los grupos parlamentarios, nombres y sueldos de los colaboradores de la Mesa Directiva, la situación financiera del último semestre del 2013, los recursos usados para viajes de los legisladores y la cantidad de dinero que se juntó para donar a Guerrero tras el desastre por los fenómenos naturales de septiembre.

La información comprometida no ha llegado. Se espera que a más tardar el próximo mes, cuando inicie el periodo ordinario de sesiones, los grupos parlamentarios remitan a la Mesa Directiva el primer informe trimestral sobre los recursos que reciben y en qué los utilizaron.

El año pasado, el Senado de la República destinó mensualmente 39 millones de pesos a los grupos parlamentarios para gastos de consultoría y estudios jurídicos, económicos, políticos, sociales y parlamentarios de cada bancada, así como sueldos y prestaciones del personal de las fracciones, gastos operativos y de comunicación social, materiales suministros, viajes, foros y reuniones. Las bancadas tienen que desglosar ese monto por trimestre.

Además, se prevé que se publique en su página de Internet el nombre y sueldo de las personas que colaboran en la Mesa Directiva, la Junta de Coordinación Política y el Instituto Belisario Domínguez.

También deberá presentar la actualización del estado de la situación financiera de octubre a diciembre del 2013, pues sólo se conocen los datos hasta el 30 de septiembre del año pasado. En este rubro es probable que presente cuánto dinero se ahorró para destinarlo a la reconstrucción de Guerrero, luego del paso de los huracanes Ingrid y Manuel.

En materia de viajes, de acuerdo con el apartado del sitio web oficial llamado Informe de viajes de trabajo legislativo , la Cámara Alta tiene pendiente dar a conocer cuántos viajes, qué legisladores y cuántos recursos se gastaron en traslados oficiales luego de que la reforma energética provocó que senadores acudieran a Noruega, Azerbaiyán y Canadá para conocer las experiencias en materia energética. La transparencia en este rubro está atrasada, pues sólo se conocen los datos del primer semestre del año pasado.

tania.rosas@eleconomista.mx