Santiago, Chile. En la primera Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y de Gobierno de la Celac, hubo reconocimientos, pero también recriminaciones.

Hugo Chávez, presidente de Venezuela, se llevó las palmas por su esfuerzo para superar el cáncer. Los mandatarios de Chile y Bolivia se enfrentaron por un problema marítimo y algunos miembros de la Alba arremetieron contra las políticas de Estados Unidos.

Los expresidentes de México, Felipe Calderón; Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, y República Dominicana, Leonel Fernández, recibieron un homenaje por sus aportaciones para crear la Celac, al igual que Chávez, pero el mexicano fue el único asociado al tema de seguridad.

El presidente de República Dominicana, Danilo Medina, afirmó que a Calderón se le debe de reconocer por la lucha contra el narcotráfico, pese a las consecuencias políticas que le significó. El cubano Raúl Castro refirió que México es el vivo ejemplo de lo que sucede si no se corta desde un inicio el tráfico de drogas.

El mandatario mexicano, Enrique Peña Nieto, no hizo referencia alguna al respecto, aunque sí agradeció brevemente el reconocimiento, aprecio y contribución internacional que se le dio a Calderón.

Los políticos que se reunieron en el Espacio Riesco de la capital chilena desde el sábado estaban a la expectativa de una carta de Hugo Chávez que leyó el vicepresidente venezolano, Nicolás Maduro.

En un documento escrito en computadora y firmado con pluma roja por el Presidente venezolano, Maduro leyó el mensaje en el que su jefe recriminó el bloqueo imperial de Estados Unidos contra la Cuba Revolucionaria y la militarización progresiva en Las Malvinas.

América Latina y el Caribe le están diciendo a Estados Unidos con una sola voz que todos los intentos por aislar a Cuba han fracasado y fracasarán , expuso. Chávez también pugnó por tener acuerdos y entablar una agenda energética y ejemplificó las buenas alianzas con los resultados de Petrocaribe.

Las recriminaciones entre el presidente anfitrión, Sebastián Piñera, y su par de Bolivia, Evo Morales, han marcado las últimas cumbres por su pugna por límites marítimos. Ésta no fue la excepción.

tania.rosas@eleconomista.mx