Pamela se degradó este miércoles a tormenta tropical horas después de tocar tierra como huracán en la costa oeste de México, donde está descargando intensas lluvias y registrado fuertes vientos, dijo el Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos.

El ciclón tropical se localizaba a 140 kilómetros al nor-noroeste del puerto turístico Mazatlán, de acuerdo con el último reporte del organismo. Además, presentaba vientos máximos sostenidos de 100 km/h, cuando estos habían llegado a ser de 130 km/h antes de tocar tierra.

La tormenta tropical Pamela se mueve hacia el interior, sobre el oeste-centro de México, trayendo fuertes ráfagas de vientos y lluvias", añadió.

Más temprano, la Comisión Nacional del Agua (Conagua) dijo que el impacto de Pamela, como huracán de categoría 1, se produjo a las 07:00 horas, tiempo del centro de México, en las inmediaciones del municipio San Ignacio, en Sinaloa.

El ciclón tropical, que se formó el fin de semana en aguas del Pacífico mexicano, descargará lluvias torrenciales, de 150 a 250 milímetros en áreas de Sinaloa y su estados vecinos Durango y Nayarit, con rachas de viento de 120 a 150 km/h y olas de 4 a 6 metros de altura en costas sinaloenses, según la Conagua.

En previsión de las intensas lluvias y vientos que trae aparejado el ciclón, autoridades informaron el martes que se abrieron 40 refugios temporales en el estado Sinaloa para atender a posibles desalojos de personas en zonas vulnerables.

Se estima que nueve municipios podrían sufrir mayores daños.

Antes de llegar a ese estado, uno de los principales productores y exportadores agropecuarios del país, la tormenta pasó cerca del extremo sur de la Península de Baja California, donde se localizan centros turísticos como Los Cabos, sin que hasta ahora se hayan reportado daños.

La Conagua espera que las lluvias incrementen los caudales de ríos y arroyos en la región de Sinaloa, además de generar inundaciones en zonas bajas con posibilidad de deslizamientos de terreno y afectaciones en caminos y tramos carreteros.