Pamela tocó tierra este miércoles en el oeste de México después de convertirse nuevamente en un huracán, informaron las autoridades locales y el Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos (NHC, por sus siglas en inglés).

Con vientos máximos sostenidos de 120 kilómetros por hora el ciclón se localizaba a 65 kilómetros al noroeste del puerto turístico Mazatlán, de acuerdo con el último reporte del NHC, de las 12:00 GMT.

"A las 07:00 horas, tiempo del centro de México, el centro del huracán Pamela, de categoría 1 en la escala Saffir-Simpson, tocó tierra en las inmediaciones del municipio de San Ignacio, Sinaloa", dijo poco después en un comunicado la Comisión Nacional del Agua (Conagua).

El ciclón tropical desatará lluvias puntuales torrenciales, de 150 a 250 milímetros en áreas de Sinaloa y su estados vecinos Durango y Nayarit, así como rachas de viento de 120 a 150 km/h con oleaje de 4 a 6 metros de altura en costas sinaloenses, detalló el organismo.

Pamela se formó el fin de semana en aguas del Pacífico mexicano y llegó a convertirse el martes en un huracán, pero por la tarde volvió a debilitarse a la categoría de tormenta tropical.

En previsión de las intensas lluvias y vientos que trae aparejado el ciclón, autoridades informaron el martes que se abrieron 40 refugios temporales en el estado Sinaloa para atender a posibles evacuados. Se estima que nueve municipios podrían sufrir mayores daños.

Antes de llegar al estado, uno de los principales productores y exportadores agropecuarios del país, la tormenta pasó cerca del extremo sur de la Península de Baja California, donde se localizan importantes centros turísticos como Los Cabos, sin que hasta ahora se hayan reportado daños.

La estatal Comisión Nacional del Agua espera que las lluvias incrementen los caudales de ríos y arroyos en la región de Sinaloa, además de generar inundaciones en zonas bajas con posibilidad de deslizamientos de terreno y afectaciones en caminos y tramos carreteros.

En el puerto de Mazatlán, a unos 70 km al sur de Estación de Dimas, 16 ciudadanos estadounidenses fueron resguardados en albergues tras quedar varados en el aeropuerto local por la cancelación de sus vuelos por el mal clima.

Los turistas, que se dirigían a Dallas, Phoenix y Los Ángeles, fueron trasladados a un refugio donde permanecerán hasta que las condiciones mejoren, informó Eloy Ruiz, coordinador de Protección Civil local.

Las autoridades llamaron a habitantes de zonas rurales del área de impacto a trasladarse a refugios ante el riesgo de inundaciones.

La noche del martes, el gobierno de Sinaloa declaró en alerta roja a una decena de municipios ante la cercanía del fenómeno.