El Senado gasta casi 72 millones de pesos en el sueldo anual de los principales funcionarios de las 64 comisiones ordinarias.

Reveló que por el sueldo bruto de secretarios técnicos y asesores en materia legislativa gasta 71 millones 952,000 pesos, de acuerdo con la nómina al 31 de marzo del 2016, que detalla el nombre, puesto, percepción bruta y percepción neta de los funcionarios adscritos a las 64 comisiones ordinarias.

La comisión que gasta más por pago a tres trabajadores es la de Administración, la cual estaba presidida por el panista Jorge Luis Lavalle, quien la semana pasada solicitó licencia para separarse de sus actividades legislativas, pues quiere dirigir el PAN en Campeche.

Esta comisión tiene una presidencia rotativa y lo más seguro, de acuerdo con senadores consultados, es que el PAN designe otro legislador en sustitución de Lavalle y no se quede la suplente del campechano, es decir, María de los Ángeles Terrazo Blanco, madre del exsecretario de Gobernación, Juan Camilo Mouriño.

En esta comisión hay tres trabajadores. El Senado paga al secretario técnico 81,000 pesos mensuales brutos, 37,700 pesos a un asesor en materia legislativa y 19,600 pesos a otro asesor.

La mayoría de las comisiones tiene un secretario técnico y un asesor en materia legislativa. Sólo cinco comisiones tienen tres funcionarios en su equipo: Administración, Educación, Relaciones Exteriores para América del Norte, Asuntos Indígenas y Autosuficiencia Alimentaria. Estas dos últimas son de las que menos dictámenes procesan.

Casi todos los secretarios técnicos de las comisiones ganan 81,000 pesos, excepto dos funcionarios que ganan 98,700 pesos.

Se trata de Aarón Mastache Mondragón, secretario técnico de la Comisión de Estudios Legislativos Segunda, presidida por el senador Alejandro Encinas; así como Julio Herrera Segura, secretario técnico de la Comisión Belisario Domínguez, que encabeza el senador Roberto Albores.

Y es que cada comisión tiene en promedio 98,700 pesos para el pago de sus trabajadores y algunos senadores han optado por pagar este monto a uno solo de sus trabajadores, otros lo dividen en dos o tres personas. El documento delata que a la mayoría de los secretarios técnicos y asesores legislativos les pagan lo mismo, sin importar si la comisión a la que pertenecen es de las que tienen mayor carga de trabajo o de las que no procesan muchos dictámenes. Tal es el caso de la Comisión de la Medalla Belisario Domínguez, la cual determina una vez al año a qué persona entrega la máxima distinción que ofrece el Senado de la República.

En contraparte, hay comisiones saturadas de trabajo, como es el caso de Puntos Constitucionales, Gobernación, Justicia, Derechos Humanos, Hacienda o las tres de Estudios Legislativos.

tania.rosas@eleconomista.mx