La agenda del Pacto por México aún confronta las posiciones de los senadores del PRD, pues mientras su coordinador, Miguel Barbosa, apoya la signa del acuerdo, la vicecoordinadora del grupo parlamentario, Dolores Padierna, calificó al Pacto como principio del formulario una estrategia de legitimación del presidente Enrique Peña Nieto en la construcción de una hegemonía transexenal.

El Pacto por México no es un gran acuerdo, es un compromiso político y legislativo en torno de la agenda del gobierno del PRI para profundizar el modelo neoliberal , expuso Padierna. A decir de la legisladora perredista, el Pacto está revestido de una estrategia mediática y política para fortalecer al Presidente, por lo que instó a los perredistas a evitar la hegemonía priísta .

Por su parte, el senador Miguel Barbosa apoyó la signa del acuerdo político que comprende el análisis de reformas estructurales, pero destacó que no todas las iniciativas planteadas podrán tener el aval de los legisladores perredistas.

El Pacto no cancela ni sustituye las facultades de los legisladores, ni tampoco pone en duda el programa y los principios de la izquierda , argumentó.