Tras ser ratificado por el Senado como Procurador General de la República (PGR), Jesús Murillo Karam advirtió que tendrá firmeza absoluta e implacable para constituir las averiguaciones de quienes sean culpables y evitará la fórmula perversa de encarcelar a inocentes.

El nuevo funcionario se comprometió a no partidizar la justicia y consideró que el arraigo es una muestra clara de las insuficiencias que hay en el sistema, por lo que es una medida que debería tender a desaparecer. Incluso se pronunció en favor de revisar la figura del cateo en el combate a la delincuencia.

Este martes, el Senado de la República avaló por mayoría el nombramiento de Jesús Murillo Karam como Procurador. Los legisladores ordenaron que el titular de la PGR comparezca trimestralmente y presente un plan de trabajo en un plazo máximo de 90 días.

Manuel Camacho Solís, senador perredista, propuso los tiempos del plan de trabajo y las comparecencias trimestrales de Murillo, planteamiento que fue aceptado por los legisladores.

Durante una breve comparecencia ante la Comisión de Justicia del Senado, el ahora abogado de la nación afirmó que es momento de establecer una Procuraduría más moderna, ágil, consciente y ciega ante el color de la política .

No veo una Procuraduría en la cual la imagen que se tiene de ella es la de policías mal encarados o, algo que me preocupa todavía más, un órgano que se convierta en la primera opción política. La Procuraduría no debe tener opciones políticas, debe ser absolutamente imparcial, debe ser ciega ante el color de la política para estar absolutamente despierta , argumentó.

Murillo Karam no presentó un plan de trabajo de la PGR porque, declaró, sería ostentoso decir que lo tiene armado, en cambio expuso su visión en torno de lo que debería ser la institución de justicia.

Tenemos que devolverle a la Procuraduría algo que es fundamental para que pueda funcionar: la confianza de la ciudadanía, es crucial. Yo no puedo ver a la Procuraduría de Justicia sólo como persecutora de criminales , dijo.

Por otra parte, el presidente de la Comisión de Justicia, Roberto Gil, enumeró los pendientes de la Procuraduría: privilegiar los derechos humanos, fortalecer a los ministerios públicos y acometer la reforma en materia de procedimientos penales.

DEJA LA CÁMARA DE DIPUTADOS

En su última intervención como Presidente de la Mesa Directiva de la Cámara Baja, Murillo Karam informó a la asamblea que ha tomado la decisión de atender con toda seriedad y aceptar la distinción que le hizo el nuevo Mandatario del país.

Francisco Arroyo Vieyra asumirá la vacante de su correligionario.

[email protected]