Jesús Rodríguez Almeida, titular de la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal, informó que hasta el momento se puede inferir que la muerte del general retirado, Mario Arturo Acosta Chaparro, no se trató de ningún robo ni asalto, por la dirección del homicida y la manera en que se comportó, lo cual indica que se trató de una ejecución directa.

Señaló que hasta no identificar plenamente el móvil del homicidio y tener mayores datos al respecto, no se puede tener una conclusión respecto a a si el presunto asesino pertenece a algún Cártel de la droga.

Rodríguez Almeida detalló que como se trata de un delito del orden común, la PGJDF trabajará en ello hasta sus últimas consecuencias, pero no descartó la posible intervención de las autoridades federales.

Informes preliminares señalaron que el militar recibió un disparo en la cabeza y dos en el tórax por individuos que viajaban en una motocicleta en la esquina de Lago Trasimeno y Lago Como, por lo que fue trasladado al Hospital de la Cruz Roja en Polanco donde habría fallecido.

Con información de Radio Fórmula.

MIF