El presidente Andrés Manuel López Obrador y su partido, Morena, han decidido abrir e integrar cambios al dictamen de reformas constitucionales para la Guardia Nacional. Se cambiará el mando de la nueva institución de seguridad pública del fuero castrense a uno civil.

No obstante, aún quedan diferentes cuestionamientos hechos por los representantes de Naciones Unidas en México, así como de las organizaciones civiles, como la facultad de los elementos de la Guardia Nacional —que estará conformada por militares pertenecientes a la Policía Militar y Naval— para investigar casos, o el hecho de que se fusionen elementos castrenses con policías federales.

Para la ONU, uno de los principales peligros que aún mantiene la propuesta de crear la Guardia Nacional es que no hay garantías de que la nueva institución no incurra en violaciones de derechos humanos.

Para Pablo Girault, consejero de México Unido contra la Delincuencia y miembro del colectivo Seguridad sin Guerra —que se opone a la creación de la Guardia por considerar que se seguirá militarizando al país—, pese al cambio propuesto de que el mando sea civil, la iniciativa aún es una mala idea para combatir la inseguridad.

“Lo que queremos es que no avance la militarización, es decir, que a este país se dé seguridad pública con base en policías civiles, instituciones completamente civiles, que es, además, lo que dice la Constitución”.

El dictamen, aseveró Girault, mantiene deficiencias como que la Guardia será integrada por militares, mismos que no tienen la capacitación para interactuar con la población.

“El entrenamiento de un militar, aquí y en todo el mundo, es muy distinto al entrenamiento de un policía; el entrenamiento militar es acabar con el enemigo y tomar control del territorio, el entrenamiento de un policía es detener conflictos antes de que se den, cuando se dan, bajarlos de nivel, arrestar a la persona y presentarla ante un juez utilizando la menor fuerza posible”, refirió Girault.

Otra de las posturas a señalar, apuntó el consejero de México Unido contra la Delincuencia, es la parte del federalismo ya que, aseveró, en caso de que se apruebe la creación de Guardia Nacional, esta institución podrá actuar en los estados sin necesidad de que el gobierno  local en cuestión dé autorización para su despliegue, lo que a la larga generará costos a los mismos estados que podrán ser descontados de sus participaciones federales.

Además de que se le otorga la capacidad a los elementos de la Guardia de investigar casos de delitos del fuero común, algo que va en contra de las normas ya que, al ser una institución federal, debería investigar delitos del mismo fuero.

“Una reforma de este calado no tiene por qué pasar en un periodo extraordinario (en el Congreso), tampoco esto va a cambiar nada hoy en día, en el corto plazo, para que amerite que no se puedan esperar dos meses (para discutirlo en el periodo ordinario)”, sostuvo Girault.

El investigador y catedrático del Centro de Investigación y Docencia Económicas, Alejandro Madrazo, ha considerado que hay evidencia que cuando se ha utilizado al Ejército en tareas de seguridad pública, éste ha incurrido en irregularidades. Por ejemplo, el índice de letalidad es mayor que cuando sólo se ocupa a la Policía Federal para esas tareas.

Verán reservas en San Lázaro

Tras las audiencias generadas en la Cámara de Diputados para la construcción de la Guardia Nacional, será este lunes cuando la Junta de Coordinación Política se reúna para analizar las reservas al dictamen generado con anterioridad por la Comisión de Puntos Constitucionales, en donde se prevé integrar cambiar el mando de la Guardia de la Sedena a la Secretaría de Seguridad Pública.

Además de esto, indicó el pasado viernes el coordinador de diputados de Morena, Mario Delgado, se buscará integrar propuestas como la aplicación de controles de confianza a los integrantes de la Guardia, así como delimitaciones en materia de respeto a la jurisprudencia de los estados y la Federación en tareas de seguridad, entre otros rubros. (Con información de Lidia Arista, Diego Badillo y Salvador Corona)

EL DATO

La Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) respaldó la propuesta de que la Guardia Nacional dependa de la recién creada Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana, pero pugnó por un marco jurídico adecuado que regule la intervención del Ejército en la lucha contra la delincuencia organizada.

El presidente de la Comisión de Seguridad y Justicia de la Coparmex, Ignacio Manjarrez Ayub, dijo que es necesario sumar a la iniciativa el fortalecimiento del Sistema Penal Acusatorio. Durante su participación en las audiencias de la Cámara de Diputados, el representante de la Iniciativa Privada también sugirió fortalecer el uso de tecnología de videovigilancia en ciudades donde se ubican las zonas de mayor conflicto delincuencial. (Lilia González)