De acuerdo con las cifras sobre el desempeño educativo en el país de la organización Mexicanos Primero, entre el 2013 —cuando entró en vigor la reforma educativa del expresidente Enrique Peña Nieto— y el 2018, ocho entidades tuvieron un progreso destacado. Sin embargo, tres estados del país continúan siendo los que mantienen las fallas más grandes a casi seis años de la reforma.

La organización contempla indicadores de resultado y condiciones, aprendizaje, permanencia, personas, relaciones y procesos, condiciones materiales y red de apoyo, por lo que señaló que durante los ultimos tres años al menos 29 entidades de las 32 de la República tuvieron un avance importante en por lo menos un indicador.

Con base en un análisis a los estudios de índices de desempeño educativo de la organización, realizados en 2013, 2016 y 2018, Michoacán, Oaxaca y Chiapas no tuvieron avances y siguen reflejando los rezagos más importantes a nivel nacional.

En el Índice de Desempeño Educativo Incluyente 2013, la organización reportó que únicamente Guanajuato contaba con un nivel muy alto de desempeño en educación secundaria, y sólo cuatro estados se encontraban en el nivel alto tanto en educación primaria como secundaria: Yucatán, Puebla, Hidalgo y Sonora. Según el último balance publicado en 2018, esas entidades estaban en niveles óptimos de desarrollo.

Por el contrario, Michoacán, Oaxaca y Chiapas, entidades con gran presencia de maestros pertenecientes a la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), obtuvieron las calificaciones más bajas en todos los indicadores.

En estos tres estados no se cumple con el aprendizaje que deben adquirir los alumnos en sus grados escolares correspondientes.

En el caso de Chiapas, obtuvo el último lugar en el ranking nacional durante los tres estudios realizados, y si bien se logró que crecieran las escuelas que cuentan con un líder escolar y aumentó la participación de las familias en los planteles, no se logró saber si en la entidad se respeta el derecho de los docentes de nuevo ingreso a contar con un tutor.

Esta última situación también se presentó en el estado de Michoacán, aunque mostró un avance al brindar la atención a menores de tres años en primero de preescolar. Sin embargo falta garantizar su permanencia.

Por su parte, Oaxaca bajó la supervisión escolar, lo que dificulta que la mayoría de las escuelas reciba el apoyo que necesitan.

[email protected]