A 10 días de su toma de posesión como Obispo electo de Querétaro, monseñor Faustino Armendáriz Jiménez reconoció que vive momentos de expectativa, pero no de incertidumbre, dado que la diócesis de Matamoros quedará acéfala toda vez que el Vaticano no ha nombrado a un sucesor.

En un mensaje de tres minutos dirigido a los queretanos, que se transmitió a través de la página web de la diócesis local, Armendáriz Jiménez comentó que los fieles católicos tienen vocación evangelizadora y son entregados misioneros.

Miro a Querétaro así, una diócesis que evangelice, misionera, donde todos seamos discípulos de Jesús, pero también celosos y entregados misioneros suyos, que Dios bendiga a Querétaro, nos veremos pronto, el 16 de junio , dijo.

Armendáriz Jiménez tomará posesión de la diócesis queretana en una ceremonia que se celebrará en el Querétaro Centro de Congresos, en sustitución de monseñor Mario de Gasperín Gasperín, quien estuvo al frente de la curia durante 22 años.

Mis sentimientos en estos momentos son de gran expectativa pero no de incertidumbre, sino que son momentos muy esperanzadores y llenos de Dios porque siento el apoyo y la oración , aseveró Armendáriz Jiménez en el mensaje difundido por la oficina de comunicación social de la diócesis queretana.

En el comunicado, saludó también a todos los sacerdotes, colaboradores de Gasperín Gasperín y confió en que podrá trabajar con ellos en materia de evangelización.

Armendáriz Jiménez, quien será el noveno Obispo, estará a cargo de al menos 500 sacerdotes distribuidos en todo el territorio queretano, mientras en la diócesis de Matamoros trabajó con 110 prelados.