El Comité Internacional de la Cruz Roja en México (CICR) manifestó su inquietud por una iniciativa de reforma a la Ley Orgánica de la Fiscalía General de la República (FGR) que podría modificar la ley general en materia de desaparición de personas, porque, advirtió, tendría consecuencias negativas en los procesos de búsqueda e identificación.

A través de un comunicado y en el marco de los tres años de la creación de la Ley de Desaparición, la organización humanitaria urgió a profundizar su implementación y proteger los avances, ya que la iniciativa de reforma a la FGR, que hasta el momento no ha sido consultada con las familias, dificultaría el cumplimiento de las acciones relacionadas con el diseño, evaluación de procedimientos para la búsqueda, localización e identificación de personas desaparecidas.

Asimismo, consideran que la iniciativa propone desligar la búsqueda de la investigación.

Esta petición llega luego de una iniciativa de reforma a la Ley Orgánica de la Fiscalía General de la República que propone, entre otras cosas, eliminar la participación de la FGR en el Sistema Nacional de Búsqueda.

“Hace tres años que entró en vigor la ley general en materia de desaparición de personas, tras un amplio proceso de consenso entre los familiares de las personas desaparecidas, instituciones públicas y diversas organizaciones nacionales e internacionales”, recordó el Comité Internacional.

Y destacó que se ha reconocido esta ley como un importante instrumento para ofrecer mejores y prontas respuestas a los familiares.

El CICR también resaltó la conformación de las comisiones de búsqueda en las entidades federativas y la aprobación del Protocolo Homologado de Búsqueda (PHB), que permite establecer la distribución de competencias entre las distintas instituciones.

“De acuerdo con el Registro Nacional de Personas Desaparecidas y no Localizadas, en México se reportan 82,323 personas desaparecidas y no localizadas, de las cuales 7,038 desaparecieron durante el 2020. Lo anterior indica que la problemática persiste”, se enfatizó.

maritza.perez@eleconomista.mx