Los presidentes nacionales del PAN y del PRD, César Nava y Jesús Ortega, respectivamente, afirmaron que el gobernador del estado de México, Enrique Peña Nieto, debe una explicación a los mexicanos por las inconsistencias del caso Paulette.

En entrevistas por separado, ambos dirigentes dijeron que con las conclusiones presentadas por el ex procurador mexiquense Alberto Bazbaz queda al descubierto que se protegen intereses oscuros, pues las conclusiones no convencen a nadie y la renuncia del funcionario local no es suficiente para terminar con el escándalo.

César Nava dijo que el fracaso de la investigación es evidente porque va contra toda lógica, el caso no está cerrado y debe continuarse con las investigaciones.

El panista consideró que el gobernador Peña Nieto ha respaldado las conclusiones que son totalmente inverosímiles y por lo tanto no se descarta que se promueva un juicio político en su contra.

El perredista aseguró que se trata de 'barbaridades, las que se dijeron como conclusiones del caso Paulette Gebara y que es evidente la responsabilidad del gobernador en el caso'.

Jesús Ortega puntualizó que 'e l procurador no es autónomo, es un empleado y depende del gobernador, todo lo que haga el procurador también es responsabilidad del gobernador'.

Ambos dirigentes coincidieron en que los resultados de la investigación son insuficientes y que el nuevo procurador debe mantener la vigencia de la averiguación previa.

César Nava concluyó al señalar que la renuncia de Bazbaz 'era necesaria, era lo mínimo que podía haber sucedido y es insuficiente para acabar con el escándalo'.

apr