Las políticas de privatización y los megaproyectos productivos impactan la cantidad y calidad de agua de las comunidades marginadas, denunciaron organizaciones civiles, las cuales urgieron la prohibición de mineras a cielo abierto, ya que representan un peligro al medio ambiente y a los pobladores.

Durante el III Foro de Manejo Comunitario del Agua, Nathalie Seguin, coordinadora de la Red de Acción por el Agua, detalló que se emplean 32 millones de litros de agua combinados con 16 toneladas de cianuro diariamente para extraer los minerales, los cuales se vierten en barrancas, ríos o suelos, contaminando y provocando daños a la salud .

Detalló que recientemente se otorgaron 22 concesiones mineras que comprenden más de 6,000 hectáreas en Jalisco, Nayarit y Durango, lo cual es una situación reprobable para esta ONG.

También urgió la necesidad de saneamiento del agua, pues en América Latina se trata 11% de las aguas contaminadas y en México 100% de los cuerpos hídricos superficiales está contaminado.

alangner@eleconomista.com.mx