Durante su breve visita de trabajo y en reunión con el canciller Marcelo Ebrard, el secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, reconoció este domingo 21 de julio los avances en materia migratoria que México ha impulsado para el cumplimiento del acuerdo entre ambos países alcanzado el pasado 7 de junio en Washington.

De acuerdo con un comunicado de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), en virtud de los avances obtenidos hasta ahora el secretario Ebrard considera que no es necesario abrir alguna negociación con respecto a un eventual acuerdo de Tercer País Seguro entre México y Estados Unidos.

“La estrategia migratoria para garantizar flujos ordenados, seguros y regulares continuará durante los próximos 45 días”, expresó en el encuentro.

También manifestó la preocupación del gobierno mexicano con respecto a los aranceles al tomate puesto que estas medidas afectan negativamente a más de un millón de empleos en el territorio azteca.

 

Además, Ebrard solicitó al secretario Pompeo la reinstalación del Programa de Repatriación (PRIM) que brindaba apoyo a los ciudadanos mexicanos repatriados de Estados Unidos y que fue suspendido en el 2018.

Por otra parte, se planteó la conformación de un grupo binacional para recuperar los bienes y activos vinculados con Joaquín Archivaldo Guzmán Loera y se solicitó que el Gobierno de Estados Unidos despliegue un operativo, en conjunto con el Gobierno de México, para frenar el tráfico ilegal de armas que entran a nuestro país en San Diego -Tijuana, El Paso - Ciudad Juárez, Laredo - Nuevo Laredo, McAllen - Reynosa y Brownsville - Matamoros, cinco puntos estratégicas para frenar este tipo de trasiego vinculado a los índices de inseguridad en México.

Se espera que este lunes Marcelo Ebrard detalle los pormenores de la reunión bilateral a medios de comunicación.

Propuestas sobre la mesa

El viernes pasado tras dar inicio al programa Sembrando Vida en El Salvador, Ebrard informó que se iba extender una invitación a Mike Pompeo para que participe en una conferencia internacional integrada por donantes y países simpatizantes del Plan de Desarrollo Integral para Centroamérica y México la cual es una propuesta impulsada tanto por México como por el gobierno de El Salvador.

Asimismo, como impulso al plan centroamericano se le pediría al gobierno estadounidense el financiamiento de 2,000 millones de dólares, en proporción de su economía, para sumar esfuerzos a dicha iniciativa con el fin de frenar la migración forzada.

En el mismo evento el presidente de El Salvador, Nayib Bukele, afirmó que también haría estos planteamientos a Pompeo con quien se reunirá este domingo por la tarde en el país centroamericano.