El gobierno de México y Estados Unidos analizan la creación de puertos o terminales multimodales, donde se inspeccione la mercancía de importación, dentro del territorio de cada país para agilizar el comercio en la frontera común.

Lo anterior lo dieron a conocer el embajador de la Unión Americana en nuestro país, Carlos Pascual, y la canciller Patricia Espinosa, quienes en conferencia de prensa, por separado, calificaron de exitosa la visita a Washington del presidente Felipe Calderón.

En la sede diplomática de EU, Pascual detalló que el Comité Ejecutivo Binacional para Temas Fronterizos tiene 24 meses para trabajar en éste y otros temas que tengan que ver con hacer más eficiente el paso de la mercancía.

El Comité revisará y evaluará ubicaciones potenciales para realizar preinspecciones de carga con el propósito de alejar algunas inspecciones en la frontera física, con el fin de reducir la congestión en los puntos de cruce saturados e interceptar amenazas tan lejos de la frontera física como sea posible , explicó el representante de la administración de Barack Obama.

Fueron pocos los detalles que ofrecieron sobre este tema ambos funcionarios, pues comentaron, se prevé la primera reunión el comité en el verano (sin fecha confirmada). Ante esto, iniciaron las primeras posiciones encontradas, pues el diplomático dijo que se deberá tener la presencia de agentes de Protección Fronteriza y Aduanales estadounidenses en dichos puertos, mientras que la titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores descartó tajantemente esa posibilidad.

En tanto, Pascual destacó la creación del Consejo de Alto Nivel sobre Regulación de ambas naciones, el cual se encargará de detectar sectores en los que puedan equiparar estándares de calidad de sus productos y facilitar así el comercio.

obrito@eleconomista.com.mx