El Cardenal Norberto Rivera calificó a México como un país en el que cada día se lleva a enterrar a tantos de sus hijos e hijas ejecutados por la violencia; esto durante la homilía celebrada en la misa dominical de la Arquidiócesis Primada de México.

Comentó que muchas madres y pueblos pobres se muestran tristes y desesperanzados por sus hijos jóvenes que son maltratados por el hambre o la muerte temprana; por la falta de trabajo y oportunidades; por la emigración forzada o porque sucumbieron desesperados ante la droga o los caminos violentos.

Explicó que hoy muchos jóvenes se encuentran paralizados ante la inseguridad de su futuro y la falta de lugar para ellos en la sociedad, sin que tengan la oportunidad de hablar ni de ser escuchados.

Resaltó que la muerte y la negación de una vida digna son demasiado frecuentes en el mundo y responsabilizó a los humanos de estos hechos. Sostuvo que combatir tantos y tan crueles atentados (…) sólo es posible si se nos remueven las entrañas . Dijo que muchas veces los ciudadanos sólo oyen las noticias sólo las comentamos y no actuamos para que México tenga vida .

apr