México es campeón de violaciones a los derechos humanos de las personas migrantes internacionales, denunció el especialista en temas de migración y fundador de El Colegio de la Frontera Norte (Colef), Jorge Bustamante Fernández.

El origen de las agresiones en contra de los migrantes ilegales que trasitan por el país, en particular de América Central, no es exclusivo del crimen organizado. Durante su época como relator especial de Naciones Unidas para los Derechos de los Migrantes, Jorge Bustamante recibió múltiples quejas en contra del Instituto Nacional de Migración (INM), que debería velar por la seguridad de este grupo de personas, dijo al presentar el Diagnóstico realizado por el Instituto para la Seguridad y la Democracia (Insyde).

De acuerdo con la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), más de 140,000 migrantes centroamericanos transitan por territorio nacional cada año. Bustamante señaló que a falta de registros oficiales sobre las violaciones a las garantías fundamentales de las personas migrantes, los reportes de cuerpos encontrados en fosas clandestinas son los que dan luz del panorama. Detrás de cada cadáver hay diferentes clases de violaciones a los derechos humanos , sostuvo Bustamante al presentar el documento en el Colef, Tijuana.

El Comité Contra la Tortura de la ONU y el contingente de Organismos Civiles de Derechos Humanos Todos los Derechos para Todas (Red TDT), reportaron en octubre de 2012 que en las estaciones migratorias los detenidos vivían condiciones inhumanas y de hacinamiento, en particular en el centro de Iztapalapa, en el DF, y en la estación de Tapachula.

El 25 de agosto del 2013 11 migrantes centroamericanos murieron y varios resultaron heridos cuando el tren de carga –conocido como La Bestia- se descarriló. Según un reporte de la CNDH, con datos de notas periodísticas, de 2007 a diciembre de 2011 fueron hallados 1,230 cuerpos en 310 fosas clandestinas.

DEL OTRO LADO DEL RÍO

Pero las violaciones a los derechos humanos de las personas migrantes no es práctica exclusiva de México, agrega el investigador del Colef. En Estados Unidos los agentes engargados de vigilar las fronteras, la Patrulla Fronteriza (BP), continuamente pasan por alto las garantías fundamentales de estas personas.

Señaló que a la fecha se han registrado 22 migrantes mexicanos muertos a manos de la policía fronteriza estadounidense. Por su parte, la Comisión Interamericana reportó que de enero de 2010 a lo que va de 2014, al menos 28 personas habían muerto tras incidentes con agentes de la Agencia de Aduanas y Protección Fronteriza, oficina de la que hace parte la BP.

Según datos del Observatorio de Legislación y Política Migratoria del Colef, de 1993 a 2008 se registró un crecimiento exponencial de agentes de la BP. En la administración del ex presidente Bill Clinton el número de agentes pasó de 4,028 a 9,215 en ocho años; un incremento de 56.3 por ciento. Durante el mandato de George W. Bush el número de movió de 9,821 a 17,499 vigilantes fronterizos en ocho años; un aumento de 43.9 por ciento. En contraste, el gobierno de Barack Obama inició con 20,119 agentes, llegando en 2013 a 21,391; un incremento de 5.95% en cinco años.

[email protected]