El gobierno mexicano tomará medidas si la mancha de petróleo en el Golfo de México cambia su dirección y se dirige a sus costas, dijo hoy el titular de la Semarnat , Juan Rafael Elvira Quesada.

Elvira, quien se encuentra en Pekín para participar en un foro internacional sobre energías renovables, explicó que por el momento el vertido se dirige al norte, lo que no pone en peligro las costas de México.

'La Semarnat y la Secretaría de Marina ya están contemplando medidas en caso de que haya un cambio de dirección en el avance de la mancha', indicó el funcionario.

Precisó que existe margen de maniobra, ya que hay '700 kilómetros desde el punto de la mancha y el límite territorial mexicano'.

'Si la mancha de petróleo entra a territorio marítimo de México de inmediato se tomarán acciones', afirmó.

Subrayó que México no puede por ahora adoptar medidas ya que 'no son aguas de nuestro territorio, por lo que legalmente no se puede entrar en otro lugar que no sea de jurisdicción mexicana'.

Otro de los motivos que impiden la actuación de México es que 'en el momento del accidente (la empresa British Petroleum) BP dio estándares de seguridad, y mientras no terminen las acciones para contener la mancha no es factible actuar', ya que podrían producirse explosiones o la quema de petróleo en la superficie.

Anticipó sin embargo que, una vez terminada la contingencia ambiental, México y Estados Unidos llevarán a cabo un estudio conjunto para determinar el impacto ambiental de la mancha, que actualmente tiene 220 kilómetros de largo y 110 de ancho.

'En cuanto acabe contingencia se hará un estudio bilateral sobre el impacto. Tenemos que hacerlo de manera integral', explicó Elvira Quesada, quien advirtió que la fuga podría afectar la biodiversidad de la región.

'Sabemos que puede tener impactos en animales migratorios, como la tortuga lora, así como en aves. Tampoco se puede descartar un daño en el sector de la pesca, sobre todo del camarón', dijo el secretario.

Indicó que, una vez realizado el estudio, 'se podrá actuar jurídicamente contra BP' por daños y perjuicios.

Por último, el funcionario se congratuló de la acción 'rápida y firme' de Estados Unidos para evitar un daño masivo en el medio ambiente, y opinó que este incidente podría provocar un cambio a nivel mundial de las exploraciones y extracción de petróleo en el mar.

'Podría haber un cambio de tendencia mundial para modificar estándares, mejorar indicadores, establecer prerrogativas más estrictas para sacar petróleo en aguas profundas', explicó.

/doch