Para que se produzcan mejorías en materia de derechos humanos, no es suficiente la buena voluntad o disposición de un sólo hombre; se requieren políticas públicas, recursos y desarrollo institucional, enfatizó el director de la división de las Américas de Human Rights Watch (HRW), José Miguel Vivanco.

Al presentar el informe anual de HRW sobre la situación de los derechos humanos en más de 90 países, Vivanco señaló que “no hay sociedad que pueda mostrar resultados en materia de lucha contra la corrupción, fortalecimiento del Estado de derecho o en materia de lucha contra la impunidad, y menos en temas de derechos humanos simplemente porque hay buena voluntad o disposición por parte del jefe de Estado”.

El documento de la organización internacional advierte que las violaciones de derechos humanos perpetradas por miembros de las fuerzas de seguridad —incluyendo tortura, desapariciones forzadas y abusos contra migrantes— han continuado durante el gobierno de Andrés Manuel López Obrador.

“La impunidad sigue siendo la norma. El presidente López Obrador creó la Guardia Nacional, integrada mayormente por militares, y ordenó su movilización para el control de la migración irregular. Diversas leyes promulgadas en el 2017 podrían contribuir a abordar las problemáticas de tortura y desapariciones, aunque su implementación ha demorado”.

Asimismo, agregó que se siguen produciendo abusos contra migrantes y ataques contra periodistas independientes y defensores de derechos humanos y persisten las limitaciones en el acceso a los derechos sexuales y reproductivos.

El director de la división de las Américas de HRW consideró que el gobierno de México no ha hecho ningún esfuerzo serio para determinar cómo desaparecieron más de 60,000 personas o identificar a los responsables, y aun cuando se avanzó en buscar el paradero de los desaparecidos no es suficiente y no representa justicia.

“Lo que resulta realmente incomprensible es que el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador esté comprometido con la identificación de estos casos, pero parece no estar interesado en resolver una pregunta básica: ¿quiénes son los responsables de estos hechos?, ¿quiénes son los autores de este espectáculo dantesco?”.

“No lo sabemos. Y no veo ningún esfuerzo serio en investigar quién está detrás de las desapariciones”, enfatizó.

Vivanco también expresó preocupación por las cifras oficiales de asesinatos que indican que los casos podrían haber superado 34,000 durante el 2019, además de los datos sobre desaparecidos que llegaron a más de 61,000 personas, mientras que 97% de estas desapariciones son desde el 2006, cuando México inició la guerra contra el narcotráfico.

“Reflejan una calamidad, una catástrofe humanitaria en México. Éste no es el resultado de una catástrofe natural; ésta es la obra de algunos, tanto grupos irregulares, mafiosos y cárteles como agentes del Estado”, alertó.

Asimismo, criticó que el gobierno pretenda lavarse las manos al señalar que estos casos son herencia de administraciones anteriores, porque “es difícil identificar cambios o incluso hasta mejorías. Las cifras lo desmienten”.

Por otro lado, el informe mundial de HRW señaló que es habitual que las víctimas de delitos violentos y violaciones de derechos humanos no obtengan justicia en el sistema penal mexicano, a pesar de que en el 2013 se adoptó una ley que tenía por objeto asegurarles justicia, protección y reparaciones.

Mientras, México ha utilizado activamente a las Fuerzas Armadas en la lucha contra la violencia y la delincuencia organizada vinculadas al narcotráfico, y esto ha llevado a que militares perpetraran violaciones generalizadas de derechos humanos, ya que entre enero y julio del 2019 la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) recibió 241 quejas sobre presuntos abusos militares.

Asimismo, la organización internacional advirtió que no existe información confiable sobre la cantidad de ejecuciones extrajudiciales, mientras que la mayoría de los homicidios nunca son judicializados y las autoridades gubernamentales se limitan a registrar la cantidad de homicidios, pero no las circunstancias de estos hechos.

Por último, HRW acusó que los migrantes que atraviesan el territorio de México frecuentemente sufren abusos y violaciones de derechos humanos. En algunos casos se ha señalado que estarían implicadas autoridades gubernamentales. Entre enero y septiembre del 2019, la CNDH recibió 599 quejas de abusos contra migrantes, en su mayoría contra miembros de la Policía Federal.

[email protected]