Desde la creación de la Ley Federal para Prevenir y Sancionar los Delitos Cometidos en Materia de Hidrocarburos hace más de un año, el Congreso de la Unión endureció las sanciones a empresarios gasolineros y funcionarios de la industria petrolera que participen en la cadena delictiva del robo de hidrocarburos.

En diciembre del 2015, la Cámara de Senadores y Diputados aprobó expedir la ley y reformar diversos ordenamientos legales para castigar a quien se involucre en actos ilícitos en materia de hidrocarburos, incluidas acciones en contra de los bienes asociados a la producción, transporte, almacenamiento y distribución del crudo.

Las sanciones contemplan castigos, tanto para aquel que sustraiga el combustible de ductos, vehículos, equipos, instalaciones o activos; como para el que lo compre, enajene, reciba, adquiera, comercialice, negocie, resguarde, transporte, almacene o distribuya.

En últimos días, el comisionado nacional de Seguridad, Renato Sales Heredia, expresó que de la mano con Petróleos Mexicanos (Pemex), la Procuraduría General de la República (PGR), la Secretaría de la Defensa Nacional, la Armada de México, el Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen) y la Policía Federal, se trabaja para erradicar el robo de hidrocarburos.

En particular, sostuvo, se trata de ir por quienes, algunos de ellos empresarios, adquieren el hidrocarburo robado a sabiendas de que es robado, cometiendo un delito que es ‘operaciones con recursos de procedencia ilícita’ .

El comisionado ha declarado que una de las líneas de investigación para atajar el problema de la ordeña de combustibles involucra a las mismas gasolineras: Si lo que compran es menor de lo que venden, tenemos que entender que la diferencia a Pemex por supuesto la adquieren de estas personas, de los huachicoleros .

Así, la ley publicada en el Diario Oficial en enero del 2016 establece penas, por ejemplo la máxima, de 10 a 15 años de prisión y una multa de 10,000 a 15,000 días de salario mínimo vigente a quien compre hidrocarburos sin consentimiento de distribuidores.

En su artículo 21, la ley puntualiza que si el sujeto activo es o fue trabajador o prestador de servicios de asignatarios, contratistas, permisionarios o distribuidores o servidor público de la industria petrolera o de las instituciones policiales, las sanciones se aumentarán hasta una mitad más de acuerdo con la pena prevista en la presente ley por el delito cometido .

Cabe mencionar que la Cámara de Diputados ya aprobó un dictamen que aumenta hasta 30 años las penas en prisión para aquellos que cometan delitos relacionados con el hurto de combustibles.

Consultado sobre el tema, el presidente de la Comisión de Comercio y Fomento Industrial del Senado de la República, Héctor Larios, calificó de inadecuado el incremento de penas, por considerar que es un distractor para no resolver el problema. Las penas no significan que atrapes a ningún cómplice dentro de Pemex , argumentó.

De acuerdo con el legislador del Partido Acción Nacional, lo que se requiere son medidas de control por parte de Pemex, mecanismos de vigilancia internas y acceso amplio a información pública de cuánto combustible se produce y se vende para conocer el monto que es robado.

Para el presidente de la Mesa Directiva del Senado, Pablo Escudero (PVEM), es obligado comenzar a seguir la pista de las finanzas que rodean al huachicoleo.

En tanto, el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, afirmó que el gobierno federal instrumenta un plan para detener a quienes dirigen las organizaciones criminales dedicadas al robo de combustibles.

Entonces, más que estar yendo por el que –que por supuesto que también lo estamos haciendo- maneja la pipa, el que lleva la cubeta, el que vende combustible, tenemos que ir desde arriba y, por supuesto, detener a los que actúan hasta abajo .

Informó que a la fecha ya fueron detenidos los líderes de dos grandes organizaciones, y sus secuaces, dedicadas a cometer dicho delito en Tamaulipas y Guanajuato.

Ayer, el diario británico Financial Times publicó que el hurto de hidrocarburos no es un fenómeno nuevo en el país, sin embargo, escaló 2,000% en la década pasada.

Indicó que José Antonio González Anaya, director de Petróleos Mexicanos, anunció que la empresa empleará big data para rastrear a los ladrones del combustible.

En entrevista para el periódico inglés, González Anaya dijo que se encuentran rastreando inventarios de combustibles y recibos para hacer un cruce sobre los lugares en los que existe el robo de gasolina.

ana.langner@eleconomista.mx