El jefe de gobierno, Marcelo Ebrard Casaubon, aseguró que el cambio de las tarjetas de circulación no podría ser gratis, ya que debe cubrirse el costo por la tecnología usada en su fabricación.

No se puede dar gratis porque tenemos que pagar por los sistemas que están atrás de la tarjeta. Debes tener un banco de datos muy moderno, actualizado, tienes que pagar todos los procesos de seguridad, no es nada más un papel , precisó.

Esta tarjeta, cuyo costo será de 220 pesos, dejará a las arcas capitalinas 838 millones 88,020 pesos por el cambio de 3 millones 809,491 autos particulares, que tiene en su padrón la Secretaría de Transporte y Vialidad (Setravi).

El Mandatario local afirmó que el cambio es una decisión que se había tomado desde hacía tiempo, pues todos los vehículos nuevos ya cuentan con este documento.

Defiende el cambio

Luego de asistir a la presentación de la Segunda Evaluación Ciudadana de Policías 2009, Ebrard Casaubon defendió el cambio de la tarjeta, pues dijo que un reemplacamiento como el realizado en el 2001 (gratuito durante el sexenio de Andrés Manuel López Obrador) resultaría muy complejo y mucho más caro, pues cada cambio de placas tendría un costo de 800 pesos.

Reiteró que esta acción forma parte de las disposiciones federales en materia de seguridad que el gobierno capitalino debe cumplir, al igual que las 31 entidades federativas cada cinco años, ya sea con cambio de placas o actualización del registro vehicular.

lpadilla@eleconomista.com.mx