Tras la ruptura del PRI con el Partido Nueva Alianza, el jefe de gobierno, Marcelo Ebrard, dijo que no ve una alianza entre las fuerzas progresistas y el Panal, aunque no la descartó tajantemente.

No veo probable una alianza con ellos y el PRD. La coalición en el Distrito Federal va a ser entre los partidos de la izquierda , manifestó, luego de dar el banderazo de cuatro tráileres con 120 toneladas de víveres y ropa para los tarahumaras.

Este lunes Miguel Ángel Mancera, quien se vislumbra como el candidato de la izquierda al gobierno de la ciudad, tampoco descartó tajantemente esa posibilidad.

Respecto del diálogo con la diputada Alejandra Barrales, quien fue una de los cinco precandidatos que participó en la encuesta para elegir al candidato de la izquierda por el gobierno de la ciudad de México y que aún no reconoce el triunfo de Miguel Ángel Mancera, el Jefe de Gobierno informó que continúa la comunicación con ella y confía en que pronto se resuelva la situación.

Asimismo, las opiniones de los gobernadores priístas son variadas; no obstante, el gobernador de Zacatecas, Miguel Alonso, comentó que quizá la separación fue un divorcio acordado , postura con la que coincidió su homólogo de Chihuahua, César Duarte.

Duarte comentó que no fue una ruptura política sino un acuerdo común que obedeció a la estrategia de cada instituto político. Además, el priísta descartó que la medida le perjudique a Enrique Peña Nieto.

Por su parte, Rubén Moreira, gobernador de Coahuila y hermano de Humberto Moreira, exdirigente nacional del PRI, omitió dar su punto de vista respecto del tema al argumentar que las alianzas son concernientes a los partidos políticos.

Jorge Herrera, mandatario de Durango, contestó que será respetuoso de las decisiones de su partido.

[email protected]