La Comisión de Seguridad Pública de la Cámara de Diputados aprobó crear la policía fronteriza, un cuerpo de la Policía Federal especializado en prevenir, vigilar y coadyuvar en la persecución e investigación de delitos en puertos, aeropuertos y zonas fronterizas.

Sin embargo, la enmienda aprobada ayer en comisiones para la creación de la policía fronteriza tendrá que ser aprobada hoy en el pleno de la Cámara Baja.

Dicho cuerpo policiaco tendrá la facultad no sólo de prevenir, perseguir y, en su caso, colaborar en la investigación ante la comisión de delitos de carácter federal, específicamente en torno al tráfico de armas, explosivos, insumos para el fomento de la adulteración de medicinas, bebidas alcohólicas y cualquier otra sustancia de consumo humano de manera ilegal, sino de vigilar los procedimientos en materia aduanal.

Entrevistado por El Economista, Arturo Zamora Jiménez (PRI), promotor de la enmienda junto con su correligionario Jorge Carlos Ramírez Marín, presidente de la Mesa Directiva de la Cámara Baja, afirmó que la revelación del Operativo Rápido y Furioso, instrumentado por las autoridades estadounidenses para internar armas en territorio mexicano con el pretexto del combate al narcotráfico y el crimen organizado, detonó la necesidad de contar con un cuerpo especializado en seguridad fronteriza.

TRATA Y TRÁFICO DE PERSONAS

La policía fronteriza se encargará también de perseguir delitos de trata y tráfico de personas, así como de de órganos, con el fin de establecer rangos de control y, en su caso, protección a los derechos humanos de los mexicanos que son repatriados.

Y es que en muchos de los casos, refiere el dictamen de reformas a la Ley de la Policía Federal, se remite a mexicanos de Estados Unidos en condición de ilegales y se requiere, en un marco de absoluto respeto a sus derechos humanos, verificar si tienen antecedentes penales u órdenes de captura pendientes de ejecución para evitar que engrosen las filas de la delincuencia organizada.

LÍNEAS DE ACCIÓN

La policía fronteriza resguardará las zonas fronterizas, la parte perteneciente al país de los pasos y puentes limítrofes, las aduanas, los recintos fiscales, las secciones aduaneras, las garitas, los puntos de revisión aduaneros, los centros de supervisión y control migratorio, los aeropuertos, los puertos marítimos autorizados para el tráfico internacional y el espacio aéreo.

Arturo Zamora Jiménez explicó que la policía en la frontera es necesaria para encargarse de la seguridad de los límites territoriales norte y sur, ya que a lo largo de esas zonas existe una variedad de terrenos montañosos, selváticos, grandes zonas urbanas, extensos desiertos inhóspitos y diversos cuerpos de agua que registran no sólo la mayor cantidad de cruces legales e ilegales en el mundo, sino la comisión de una gran diversidad de delitos.

La violencia en la frontera norte del país ha alcanzado tal magnitud que casi una tercera parte del total de muertes ocasionadas por la guerra contra el narcotráfico han ocurrido en 37 municipios fronterizos ubicados en seis estados: Baja California, Sonora, Chihuahua, Coahuila, Nuevo León y Tamaulipas , detalló el jalisciense.

En esas 37 demarcaciones, que representan 1.5% del total de municipios mexicanos, abundó, se han cometido 10,203 asesinatos de los 34,612 contabilizados desde que inició el sexenio del presidente Felipe Calderón hasta diciembre del 2010, según los propios datos del gobierno federal.

Durante el 2010 en la frontera norte se rompió el récord de las cifras de violencia criminal en cuanto a asesinatos, ejecuciones y enfrentamientos, concluyó, tras precisar que tocará al Senado manifestarse en consecuencia.

[email protected]