Aprobar la nueva Ley de Amnistía propuesta por el presidente Andrés Manuel López Obrador conlleva el riesgo de que 300,000 delincuentes presos puedan ser liberados, advirtió Juan Carlos Romero Hicks.

El coordinador del grupo parlamentario del Partido Acción Nacional (PAN) en la Cámara de Diputados aseguró que lo que en realidad pretende el mandatario mexicano es “construir una base electoral sin importarle el peligro que esto tiene para las familias mexicanas”.

Desde su perspectiva, la nueva ley establecerá en México la impunidad para los que roban y envenenan con drogas a jóvenes y empoderará a los delincuentes.

El guanajuatense propuso tomar en cuenta la opinión de individuos en general y de representantes de organizaciones de la sociedad civil mediante el mecanismo de Parlamento Abierto antes de dictaminar la iniciativa presidencial.

López Obrador propone, detalló, liberar a quienes estén privados de la libertad, indiciados, procesados y sentenciados por delinquir, en casos de robo sin violencia, a casa-habitación, sustracción de teléfono celular y tarjetas de débito y crédito, delitos cibernéticos, robo de identidad y cristalazo.

“Todo, con la argumentación de que son delitos menores o de baja cuantía, cuando son precisamente estos los que afectan a los sectores con menores recursos, a los jóvenes a quienes roban un celular o una computadora.

“Asimismo, quedará impune el atraco a casas-habitación por sustraer artículos menores a 50,000 pesos, cuando son estos los que más impactan en la clase humilde”.

Finalmente, consideró inconcebible que a pesar del grave problema que enfrentan miles de familias mexicanas se quiera beneficiar a los que venden sustancias ilegales cerca de las escuelas y centros de diversión o en colonias populares para envenenar a la sociedad, y solapar a quienes toman carreteras y realizan manifestaciones.

[email protected]