Tras un año de intensos trabajos para preparar las negociaciones de la XVI Conferencia de las Partes (COP16), celebrada en diciembre pasado en Cancún, México, logró ser un exitoso mediador y facilitador de muy complejas negociaciones ; sin embargo, a decir de Adrián Fernández, extitular del Instituto Nacional de Ecología (INE) y pieza clave en el cabildeo de la cumbre, hoy el país deberá dar resultados concretos y medibles que demuestren que se dirige hacia una verdadera transición, hacia una economía baja en carbono.

Por su parte, el embajador Luis Alfonso de Alba, representante especial para Cambio Climático del Gobierno de México ante la ONU, expuso que las negociaciones formales tras la COP16 han sido lentas, ya que sólo ha existido una reunión para hablar sobre los acuerdos logrados en Cancún. Anunció que será a partir del 6 de julio en Bonn, Alemania, que las ideas adoptadas en esta Conferencia serán desarrolladas y analizadas durante 15 días.

Dentro de los avances que se han logrado desde diciembre destaca la Constitución del Comité de Transición del Fondo Verde, el cual tiene por objetivo distribuir 100,000 millones de dólares por año en proyectos que combatan y mitiguen el cambio climático, explicó el Embajador.

La ministra Socorro Flores Liera, directora general de Temas Globales de la Secretaría de Relaciones Exteriores, detalló que, como estado miembro de la convención, tiene dentro de sus obligaciones reducir 30% sus emisiones para el 2020. Para lograrlo, desarrolló su primer instrumento: el Programa Especial de Cambio Climático (PECC), en el cual se compromete a reducir 50 millones de toneladas de CO2 equivalente por año.

Al respecto, el extitular del INE expuso que si bien el PECC marca un salto cuántico en lo conceptual, en el discurso y en las ideas , no hay una total certeza que se puedan cumplir debido a las tendencias de los últimos años en el volumen de gas natural asociado a la explotación petrolera que se ventea o quema en la atmósfera.

PIEDRAS EN EL CAMINO

Adrián Fernández consideró que para que México mantenga liderazgo en materia ambiental será indispensable avanzar a gran escala en el uso de fuentes renovables de energía. Esta tarea, si bien se ha iniciado, enfrenta aún barreras legales, políticas, institucionales y una mayor certidumbre para la inversión privada. Afirmó que México no podrá avanzar con la rapidez necesaria a menos que complete la reforma legal al sector energía, además de publicar una ley en la que, entre otras cosas, haga corresponsables a todos los sectores de la administración pública federal en el tema del cambio climático.

La Ministra expuso que el tema de urgencia es lograr reducir 30% de las emisiones y, si bien afirmó que se cumplirá, aclaró que no depende únicamente del financiamiento que se le otorgue a cada plan, ya sea a nivel nacional o internacional, sino de la capacidad de realizar proyectos que merezcan el financiamiento internacional.

Ante ello reconoció que hace falta gente preparada para realizar tales planes, por lo que se requieren generar más cuadros y que se tengan las herramientas para realizar estos trabajos.

A nivel internacional, Cancún logró elevar las metas de reducción de CO2, ya que el Protocolo de Kyoto contempla 5% y, tras los acuerdos de la COP16, se estableció 20%; no obstante, se requiere elevar el compromiso de los grandes países emisores como Estados Unidos y Canadá; así como hacer obligatorias acciones y medidas de países en desarrollo.

[email protected]