En el 2016, surge en la Ciudad de México el Programa Escuelas Universitarias como una iniciativa del partido Morena para otorgar una opción de continuar con sus estudios superiores a miles de jóvenes rechazados por las grandes universidades.

En las cinco sedes, ubicadas en la Cuauhtémoc, Tlalpan, Azcapotzalco, Xochimilco y Tláhuac, la matrícula no tiene restricciones de edad y los requisitos para el ingreso son presentar acta de nacimiento, comprobante de domicilio, certificado de bachillerato y una carta en la que se exponga el interés por pertenecer al programa.

La Escuela de Derecho Ponciano Arriaga, ubicada en la calle Luis González Obregón, a un costado de la SEP, tiene una matrícula de 810 estudiantes y actualmente es el único plantel que cuenta con el Reconocimiento de Validez Oficial.

Las instalaciones tienen más de nueve salones distribuidos en tres niveles donde se imparten clases a por lo menos 30 alumnos por aula. Además, en apoyo a madres jóvenes, en cada piso se instaló un espacio de lactancia y ludoteca.

La coordinadora general del programa, Raquel Sosa, explica que las escuelas con sede en la CDMX están en proceso de registro ante la SEP. “(Actualmente) se cuenta con una matrícula de 2,500 estudiantes”.

Mientras que, tras sufrir daños durante el 19-S, la Escuela de Ingeniería Heberto Castillo, en Tláhuac, se vio en la necesidad de mudar sus instalaciones a una nueva sede; sin embargo, se considera hacerlo nuevamente por carecer de espacios adecuados para la matrícula. Si bien no cuenta con validez oficial, confían en que para la conclusión de la primera generación, la tendrán.

Al suroeste de la capital, en Xochimilco, se localiza la Escuela de Educación Normal, José Santos Valdés, que imparte la licenciatura en Educación Primaria, con anterioridad el espacio correspondía a un taller mecánico y actualmente carece de uso de suelo, por lo que tampoco cuenta con validez oficial.

Autoridades prevén que a partir del nuevo gobierno capitalino sean otorgados con mayor rapidez los permisos.