Guanajuato, Gto. El PRI en el Senado demandó al presidente Felipe Calderón no utilizar la contingencia por sequía en el país.

La hambruna no es electorera: el asunto está en las insuficiencias. Se echan la bolita unos a otros; ya les dimos a los gobiernos de los estados y ellos no lo reparten. Los gobiernos estatales dicen que no tienen. Debe haber claridad , demandó el presidente de la Comisión de Desarrollo Rural del Senado, Heladio Elías Ramírez.

En la reunión plenaria de senadores del PRI, dijo que los 33,827 millones de pesos ordenados por Calderón para aminorar los efectos de la sequía son un primer paso de lo que realmente se requiere, pues apenas servirían para atenuar las dificultades de los campesinos.

Se necesita una acción institucional, una estrategia que comprometa al gobierno estatal, al municipal, al federal a entregar un proyecto para enfrentar las urgencias y una política de largo plazo , agregó.

El legislador comentó que el presidente Felipe Calderón debe entender que el problema se resolverá con acciones.

Manlio Fabio Beltrones demandó al gobierno federal que financie los programas necesarios para que México produzca fertilizantes para ayudar al campo a salir de la crisis.

No nada más debemos de cuidar el tema de la carencia, sino de las carestía que puede traer hambruna a México, sobre todo en las zonas más empobrecidas del estado y en esta parte es funcionalidad del Senado exigir al gobierno federal que se atienda al campo en todo lo que sea necesario , expuso.

jmonroy@eleconomista.com.mx