Durante el 2020 en el sistema educativo de nivel superior se registraron 1 millón 945,000 mujeres matriculadas, lo que representó una baja de 3% respecto del nivel registrado en 2019, antes de la llegada de la Covid-19, de acuerdo con datos de la SEP y la UNAM.

En contraparte, la situación para la población estudiantil masculina de nivel superior fue positiva, con un aumento de 1% en el total de estudiantes matriculados.

Esta situación refleja que la deserción estudiantil, al menos en universidades y posgrados, tuvo el rostro de mujer; las causas se relacionan con desigualdades estructurales de género como la sobrecarga de trabajo en el hogar, cuidados a terceros, violencia doméstica o embarazos no deseados.