El presidente de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), Luis Raúl González Pérez, se reunió este domingo en la Normal Rural de Ayotzinapa, con padres de los 42 normalistas desaparecidos.

Al término del encuentro, el ombusman nacional dijo que pedirá a la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) un informe sobre los hechos del 26 y 27 de septiembre en Iguala donde fueron atacados a balazos los normalistas de Aytozinapa. Lo anterior en virtud de que los padres de los normalistas desaparecidos reiteraron a González Pérez su idea de que el Ejército tuvo una participación en los hechos de Iguala.

El ombusman precisó que en la investigación que realizan los visitadores de la CNDH también están contemplados los actos de acción u omisión que pudo haber tenido los días 26 y 27 de septiembre el entonces gobernador de Guerrero, Ángel Aguirre Rivero.

Esto fue una barbarie; son hechos que a todos nos indignan y por lo tanto debe irse a fondo en las investigaciones , afirmó.

El ombusman Luis Raúl González Pérez hizo suya la petición de los padres de normalistas desaparecidos para que las autoridades federales y estatales no cesen la búsqueda con vida de sus familiares.

En la reunión, el representante de los padres, Felipe de la Cruz, demandó al ombusman nacional que trabajara en favor de los derechos de los familiares de los desaparecidos y no del gobierno federal.

Cabe destacar que apena el 22 de diciembre pasado, la CNDH solicitó a la Secretaría de Gobernación y al Gobierno de Guerrero dictar medidas precautorias, consistentes en que instruyan, en el ámbito de sus competencias, a los servidores públicos de ambos niveles de gobierno, en especial a los encargados de las fuerzas de seguridad, para que se abstengan de formular opiniones y expresiones que revictimicen y pongan en riesgo la seguridad e integridad personal de los defensores civiles de derechos humanos, víctimas y familiares de los involucrados en el caso Iguala, instruyéndoles que garanticen un trato digno y respetuoso.

Vaticano lamenta el asesinato del padre Goyito

La Fiscalía General de Guerrero inició una averiguación previa en torno al secuestro y asesinato del sacerdote Gregorio López Gorostieta, conocido como Goyito, ocurrido en la carretera federal Iguala-Ciudad Altamirano, en el paraje llamado Rancho La Cañada.

El Vaticano envió un telegrama firmado por el secretario de Estado, Pietro Parolin, y dirigido al obispo de la diócesis de Ciudad Altamirano, Maximino Martínez Miranda, donde le expresa que el papa Francisco se dijo profundamente apenado por el asesinato del sacerdote Gregorio López Gorostieta, y el pontífice reza por su eterno descanso al ser víctima de una injustificable violencia .

El sábado, el fiscal de Guerrero, Miguel Ángel Godínez, se reunió con familiares del sacerdote, a quienes prometió una profunda investigación para dar con los responsables del asesinato. La fiscalía no descartó el robo como móvil del homicidio, en virtud de que el 21 de diciembre el padre Goyito traía consigo dinero de una colecta en el seminario donde realizaba trabajos.

[email protected]