A 50 años de la masacre de estudiantes de Tlatelolco, el secretario de Gobernación, Alfonso Navarrete Prida, pidió valorar que la sociedad mexicana haya encontrado el camino para reconciliarse y reconocer el camino que queda por delante.

Después del izamiento a media asta de la bandera nacional, para conmemorar los 50 años del movimiento estudiantil de 1968, en la Plaza de la Constitución, y en representación del presidente Enrique Peña Nieto, Navarrete Prida dijo que vale la pena destacar que este país y esta sociedad es tan fuerte, que es capaz de reconocer esos hechos que generaron muerte de personas, que era innecesario, y todavía así podemos conmemorarlos.

En el evento también participó el presidente del Senado, Martí Batres; el ministro presidente de la Corte, Luis María Aguilar, así como legisladores federales.

“Se han desclasificado documentos y se han abierto archivos muy importantes, que ayudaron a saber lo ocurrido entonces, en hechos que —reiteró— eran absolutamente innecesarios”, dijo el secretario de Gobernación a pregunta expresa sobre los responsables de la masacre del 2 de octubre.

Por otro lado, Martí Batres indicó que se desarrollaron muchos procesos políticos importantes que han permitido que haya más democracia y libertades: “50 años después también hay un cambio político en el país y tiene que ver con esos acontecimientos”.

salvador.corona@eleconomista.mx