El secretario de Gobernación, Fernando Gómez Mont, consideró que el incendio en la guardería ABC de esta ciudad, que dejó 49 menores muertos, se produjo por la indolencia y negligencia del aparato burocrático del orden estatal.

Consideró que el gobierno de Sonora abrió una fuente de riesgo cercana a la guardería, al establecer, en una nave contigua, un almacén con papelería y material altamente flamable.

Indicó que según las investigaciones, en la bodega contigua a la estancia infantil se detectaron aceleradores de riesgo del incendio en el lugar.

Planteó que ello obliga al gobierno federal a estar pendiente del caso, puesto que se trata de una herida que difícilmente sanará sólo con la sanción ejemplar a los responsables.

El 5 de junio del año pasado, un incendio, que inició en una bodega alquilada por la Secretaría de Hacienda del gobierno estatal –entonces a cargo de Eduardo Bours Castelo- afectó la guardería, ocasionando la muerte de 49 menores y heridas a otros 75.

El titular de la Secretaría de Gobernación destacó que el gobierno federal ha buscado corregir aquellas acciones al sistema de guarderías subrogadas para evitar la exposición a riesgos a los menores y que esta situación no se vuelva a presentar.

Es obligación, planteó, que este dolor tenga un aprendizaje y es inaceptable que este grado de sufrimiento acabe siendo imprudente para evitar que esto suceda en el futuro.

Al término de la rueda de prensa, Gómez Mont dialogó brevemente con Julio César Márquez Ortiz y Francisco García Quintana, padres de dos menores que fallecieron en el incendio de la guardería ABC hace casi un año.

El funcionario federal presidió esta noche aquí, junto con el gobernador Guillermo Padrés Elías, una reunión de coordinación en materia de seguridad pública.

/doch