Siete partidos políticos nacionales y dos organizaciones que perdieron el registro (Nueva Alianza y Encuentro Social) fueron sancionados por un monto de 586 millones de pesos por el Consejo General del Instituto Nacional Electoral (INE) al aprobar el proyecto de dictamen y resolución sobre los informes anuales de Ingresos y Gastos de los partidos en el 2018.

Las sanciones giran en torno a 43 conductas irregulares distintas, de las cuales las más reiterativas son las cuentas por cobrar con antigüedad mayor a un año —con una sanción total de 118 millones 480,000 pesos— y las cuentas por pagar con una antigüedad mayor a un año —con una sanción de 111 millones 140,000 pesos.

El consejero Benito Nacif, presidente de la Comisión de Fiscalización, informó que la auditoría que realizó el INE abarcó recursos por un total de 33,500 millones de pesos aproximadamente, a través de 627 informes.

El instituto político más sancionado fue Morena con 238.8 millones de pesos en multas; seguido del PAN, con una sanción de 69 millones de pesos; y el PRD, al cual el INE le impuso una multa de 65.5 millones de pesos por irregularidades en su fiscalización.

El presidente del INE, Lorenzo Córdova Vianello, destacó que 68% de las sanciones de la Comisión de Fiscalización corresponde a faltas cometidas por las representaciones locales de los partidos políticos nacionales, mientras que únicamente 32% deriva de faltas de los comités ejecutivos nacionales.

Piden no reducir presupuesto.

Con el argumento de que el próximo año iniciará la organización del proceso electoral “más grande de la historia”, Lorenzo Córdova, presidente del INE, defendió ante la Comisión de Presupuesto y Cuenta Pública de la Cámara de Diputados el proyecto presupuestal del órgano autónomo para el ejercicio fiscal del 2020, que asciende a 12,493.3 millones de pesos a fin de mantener las funciones esenciales.

En respuesta a cuestionamientos de legisladores de Morena y aliados, en específico del PT, y con excepción de los del PAN y PRD que respaldaron la solicitud de gasto, quienes pusieron el acento en la necesidad de propiciar ahorros presupuestales, el consejero electoral advirtió que cualquier reducción que la Cámara Baja apruebe, como parte de su función constitucional exclusiva, tendrá impacto en la operación del INE.

Eventuales modificaciones, anticipó, pondrán en riesgo funciones esenciales de la autoridad electoral.

“Confío (en) que las diputadas y los diputados serán sensibles a la necesidad presupuestal planteada por el INE para que las elecciones sigan siendo la base de la estabilidad política y de gobernabilidad”, dijo Córdova.

Explicó que en septiembre próximo iniciará de manera formal el proceso electoral federal del 2021, en el que se elegirá la Cámara de Diputados y se realizarán elecciones concurrentes en las 32 entidades federativas del país, incluidas 15 elecciones de gobernador; ello, dijo, impide volver a cancelar proyectos como sucedió el año en curso, posponer el mantenimiento de distintos sistemas tecnológicos o mantener plazas laborales congeladas.

El diputado morenista Ignacio Mier Velazco aclaró que nadie está en contra de garantizar los principios básicos de la democracia, pero criticó el hecho de que los consejeros electorales ganen casi 2 millones de pesos más al año que el presidente Andrés Manuel López Obrador.

“¿Cómo es posible que ganen más de 3 millones de pesos por encima de lo que gana un diputado federal o un senador? (...) y no quiero multiplicarlo por lo que gana un obrero en el país ¿(Y cómo es posible que) 119 mandos altos y medios obtengan, en conjunto, más de 400 millones de pesos?”, machacó.

En respuesta, Córdova Vianello se limitó a responder: “Somos, hasta donde tengo entendido, la única institución que en los últimos tres años ha planteado disminución de los altos sueldos de los funcionarios públicos. Por la vía de resoluciones judiciales esto, en ocasiones, no ha sido posible. Este año acatamos puntualmente lo que dijo la Cámara de Diputados”.