Por la huelga levantada el 30 de julio del 2007, la mina de Cananea dejó de producir hasta 540,000 toneladas de cobre y no le permitió a Grupo México aprovechar los ciclos a la alza de los precios de ese metal.

La huelga representó para Grupo México un costo de oportunidad alto, sobre todo en la segunda mitad del 2008, cuando los precios del cobre llegaron a estar en 4 dólares la libra, y los primeros cuatro meses del 2010, cuando superaron los 3 dólares , dijo Rodrigo Heredia, analista de Grupo Ixe.

Cananea tiene una capacidad de producción de 45,000 toneladas trimestrales y producía, hasta antes de su cierre, 48% del cobre a nivel nacional.

Heredia dijo que la huelga tuvo un efecto negativo porque implicó que la empresa no llegara a un acuerdo con el sindicato para seguir produciendo cobre, aunque con continuas interrupciones .

Desde otro ángulo, agregó, la huelga dejó ver con claridad que Grupo México lograra al final del día producir sin interrupciones y con un sindicato con el que se puede trabajar en paz .

El efecto en la Bolsa

Las acciones de la minera Grupo México finalizaron con una pérdida de 3.03% en la BMV luego de una volátil sesión en la que llegaron a ganar más de 1% luego de la toma del control de la mina de Cananea.

Esta mina es el mayor yacimiento de cobre en el país; arrojaba 40% de la producción de cobre de México; sin embargo, la caída del mercado local y un fuerte retroceso en los precios internacionales del cobre arrastraron a los títulos de la minera mexicana.

De esta manera, finalizaron en 28.19 pesos por papel, luego de que el metal rojo tocó mínimos de ocho meses en la Bolsa de Metales de Londres.

[email protected]