El secretario de Seguridad y Protección Ciudadana, Alfonso Durazo Montaño, informó que entre julio y agosto pasado el homicidio doloso, “el de mayor impacto mediático’’, bajó 0.46 por ciento.

“Hay cifras que, nuevamente, permiten retomar la certeza en la validez y eficacia de la estrategia gubernamental’’, dijo.

Con respecto al año pasado, reconoció, la delincuencia organizada registra “un alza muy importante y es motivo de nuestra aplicación fundamental’’, de 53.8 por ciento.

Durante la conferencia de prensa que a diario ofrece el presidente Andrés Manuel López Obrador, el sonorense dio a conocer las estadísticas sobre incidencia criminal durante agosto del año en curso.

En números absolutos, comentó, hay una variación en la tasa por cada cien mil habitantes; la tasa promedio nacional es 18.4 por ciento.

Disminuyó en 21 entidades, entre las que están Yucatán, Aguascalientes, Coahuila, Baja California Sur, Campeche, Querétaro, Tlaxcala, Chiapas, Durango, Tamaulipas, Veracruz, mencionó, y aumentó en once.

“Las zonas de mayor incidencia de homicidio doloso están en la parte fronteriza (del norte del país), que es la zona de mayor trasiego de droga hacia el mercado más importante del mundo que es Estados Unidos.

“En Sonora hay una zona relevante… En la sierra de Chihuahua. En una parte del triángulo dorado. En Guanajuato aun cuando ha bajado, sigue siendo motivo de preocupación, tras la detención del líder del cartel Santa Rosa de Lima, (José Antonio Yépez, alias el Marro). Hay baja de 19.96%. No es un tema para cantar victoria pero ha habido bajas. Hay disputa de organizaciones criminales que pretenden el relevo de este dirigente criminal.

“Lo importante es que al detener al líder de una organización criminal viene un debilitamiento que facilita su enfrentamiento por parte de las fuerzas del Estado’’, detalló.

La incidencia delictiva del fuero federal, que es la responsabilidad absoluta del gobierno federal, comentó el coordinador del gabinete de seguridad del presidente López Obrador, registra una “pronunciada baja del 26%, respecto a 2019’’.

Desde su perspectiva, no obstante que en términos mediáticos haya eventos que preocupan de manera natural a la opinión pública, la realidad de la incidencia delictiva nacional del fuero federal es la que demuestran las cifras oficiales.

El homicidio doloso creció 1.5%; el robo de vehículos, bajó 24%; secuestro, 39% a la baja; robo total, 22% a la baja; feminicidio, 2.2% a la alza; extorsión, 8.8% a la baja; robo de ganado, 27% a la baja; violación, 7% a la baja; robo a negocio, 21% a la baja.

Por lo que respecto a la incidencia del fuero común, el robo en transporte público colectivo va a la baja, destacó.

“En semanas pasadas hemos conocido eventos altamente mediáticos, sin embargo el conjunto de la incidencia en este rubro es 42% a la baja. Las escenas que vimos de asalto a un transporte colectivo hace un par de semanas eran cotidianas, eran prácticamente diarias, hoy lamentablemente las tenemos pero el conjunto es 42.7% a la baja’’, precisó.

El robo a trasporte público individual registra una baja de 26%; transporte individual, menos 15%; robo a transportistas, menos 20%; robo a transeúntes, menos 26%; violencia familiar, 1.7% a la alza; robo a casas habitación, menos 23%; trata de personas, menos 1.8%; lesiones dolosas, menos 14%; delitos financieros, menos 38%; delitos contra la salud, menos 11%; delitos en materia de hidrocarburos, menos 51%; delitos con armas de fuego; menos 1.6%; delitos patrimoniales, menos 22%; delitos fiscales, menos 4%; delitos migratorios, menos 61%, y delitos electorales, menos 24 por ciento.

rolando.ramos@eleconomista.mx