El Gobierno federal tiene un plazo de 60 días naturales, contados desde el sábado, para presentar de manera formal la solicitud de extradición del exgobernador de Veracruz, Javier Duarte, de acuerdo con las disposiciones establecidas en el tratado entre México y Guatemala.

Duarte de Ochoa es buscado para enfrentar la justicia mexicana por su probable responsabilidad en la comisión de los delitos de delincuencia organizada y operaciones con recursos de procedencia ilícita.

El tratado de extradición entre México y Guatemala -signado durante el sexenio del presidente Ernesto Zedillo (PRI)- puntualiza que la parte requirente podrá solicitar el aseguramiento de los objetos, instrumentos, artículos, valores y documentos relacionados con el delito atribuido al proceso para los efectos legales a que hubiere lugar .

Si dentro de un plazo de 60 días naturales (contados a partir de la notificación de la aprehensión del reclamado) la parte requerida no ha recibido la solicitud formal de extradición con los documentos legales establecidos para ello, se pondrá fin a la detención provisional, procediéndose a la liberación de la persona reclamada.

Sin embargo, lo anterior no impedirá nuevamente la detención y extradición del reclamado, si la solicitud de extradición y los documentos necesarios son recibidos posteriormente.

Para el proceso, la Secretaría de Relaciones Exteriores de México debe formular la solicitud formal de extradición por escrito y presentarse por la vía diplomática.

Una vez presentado el requerimiento, el Tribunal Quinto de Sentencia Penal de Narcoactividad y Delitos contra el Ambiente de la Ciudad Capital de Guatemala -autoridad competente en materia de extradiciones- citará al acusado a una audiencia y a partir de este momento podrá iniciar su defensa.

El subprocurador Jurídico y de Asuntos Internacionales de la Procuraduría General de la República (PGR), Alberto Díaz Beltrán, informó que las resoluciones que dicte la autoridad judicial de Guatemala podrán ser modificadas.

Al momento que el Tribunal Quinto dicte su resolución, será notificado el Ministerio de Relaciones Exteriores de Guatemala para su entrega a las autoridades de México.

Díaz Beltrán aclaró que si Duarte de Ochoa se apega a la extradición, el proceso sería mucho más rápido.

A través del acuerdo bilateral, ambos países se comprometen a entregarse mutuamente, según las disposiciones del tratado, toda persona que, encontrándose en el territorio de alguno de los dos estados, sea reclamada por cualquiera de ellos.

El 12 de octubre del 2016, la PGR anunció que un juez de control había girado orden de aprehensión contra el exgobernador veracruzano, acusado por cargos concernientes a la pertenencia de alguna estructura de la delincuencia organizada así como a la realización de operaciones financieras con recursos de procedencia ilícita.

ana.langner@eleconomista.mx