Temixco, Mor. Sólo un par de elementos del Mando Único de Morelos están apostados al pie de la casa donde fue asesinada la alcaldesa Gisela Mota Ocampo. Piden a quien intenta caminar por la calle Lázaro Cárdenas, de la colonia Pueblo Viejo, respeto para la familia.

La casa está ahí adelante, les pido respeto , requiere el oficial. La señora Juana Ocampo, madre de la víctima, es la única sentada frente a las varias ofrendas florales y la fotografía de su hija que se utilizan para el novenario.

A un costado, con la luz apagada y vacía, se observa la humilde vivienda donde fue asesinada la perredista Gisela Mota. Ninguno de sus familiares se atreve a estar más allí.

Mi niña me dice que no quiere estar en la casa porque recuerda cómo olían (los asesinos), no les vieron los rostros pero la complexión sí, la voz la recuerdan , relata Leticia Mota, hermana de la alcaldesa.

Trae puesta una playera rosa con el nombre de Gisela, de las que utilizaron en la campaña por la alcaldía de Temixco. La luce orgullosa cada vez que menciona el nombre de su hermana, a quien recuerda como una mujer católica, que como abogada combatía, paradójicamente, la violencia contra las mujeres y los feminicidios; que estaba en contra de los narcocorridos, porque hacen ver cotidiano y común los asesinatos, y como una mujer que no pidió escoltas, porque no tenía nada que temer.

Leticia Mota cuenta que la tarde del 1 de enero, después de rendir protesta como alcaldesa de Temixco en la ex hacienda de ese municipio, Gisela Mota acudió al palacio de gobierno donde se reunió con el cabildo. Sus padres la acompañaron, pero luego la alcaldesa les pidió retirarse a su hogar. Gisela Mota llegó a su casa un poco después de media noche, en los primeros minutos del sábado 2 de enero, y se encontró con la noticia de que su sobrino, que había nacido un día antes, estaba enfermo y su hermano lo había llevado a una clínica cercana. Luego, todos fueron a dormir.

Alrededor de las 7:10 de la mañana, la señora Juana había salido a la calle y dejó la puerta abierta, cuestión que aprovechó el grupo armado ligado a Los Rojos para ingresar al domicilio.

Mi mamá le iba a preparar un biberón al bebé cuando estos hombres entraron. Mis niños estaban por el periodo vacacional aquí en la casa y ellos vieron todo. La mataron frente a toda la familia: mis dos hijas y mi hijo, mi mamá, mi papá, mi cuñada, su bebé de un día de nacido, y mi hermano.

... Se metieron, bajaron a mis hijos que estaban durmiendo. Rompieron la cerradura de la puerta de la recamara de ella (Gisela) y bajaron a todos a la sala. Los tiraron al suelo a todos, a mi mamá la golpearon. Como mis hijas tienen mucho parecido con ella, preguntaron que quién era, y pues ella (Gisela Mota) se entregó para salvar a mis hijas. Mi niña dice que cuando mi hermana dijo que era Gisela, mi hija quiso voltear y le dijeron que si se movía los mataban a todos .

Leticia Mota refiere que su hermana nunca había recibido amenazas, por lo que estaba en contra de recibir protección policiaca, aunque sus familiares le pidieron que la solicitara. ...Nosotros siempre hemos criticado eso que alguien llegue con 20 escoltas, porque si no debes nada por qué tienes que estar en esa situación .

Tanto Leticia Mota como su madre, la señora Juana, exigen castigo para los autores intelectuales del asesinato y no sólo a los autores materiales que ya se encuentran detenidos.

Que estos hechos se castiguen. No tanto el ojo por ojo, diente por diente, sino que esto no se vuelva a repetir .

Al tiempo de rechazar cualquier involucramiento de su hermana con el crimen organizado, Leticia Mota refirió que su familia vigilará que el proyecto político que impulsó Gisela Mota en su campaña, sea cumplido por la alcalde sustituta, Irma Camacho, quien tomará posesión el 12 de enero.

Los familiares realizarán este jueves una marcha para exigir justicia.