A solicitud de la Fiscalía General de la República (FGR), un juez federal ordenó la aprehensión por el delito de tortura de Luis Cárdenas Palomino, exdirector de Seguridad Regional de la Policía Federal y uno de los colaboradores del exsecretario de Seguridad Pública federal, Genaro García Luna.

Bajo la causa penal 10/2020, el juez Décimo Segundo de Distrito de Procesos Penales Federales de la Ciudad de México, ordenó la detención de Cárdenas Palomino y otros 13 elementos de la extinta Policía Federal, todos acusados de golpear y torturar a cuatro personas el 27 de abril del 2012.

A Cárdenas Palomino se le acusa de detener en mayo del 2012 a Mario Vallarta Cisneros y su sobrino Sergio Cortés Vallarta, ambos familiares de Israel Vallarta, pareja de la francesa Florence Cassez, para obligarlos a declarar mediante tortura que ambos formaban parte de la banda de secuestradores Los Zodiacos.

Durante un operativo de la Policía Federal en diciembre del 2015 en la Ciudad de México, Israel Vallarta y Florence Cassez fueron detenidos acusados de secuestro y de pertenecer a dicha banda de secuestradores.

La carpeta de investigación elaborada por agentes de la Fiscalía General de la República (FGR) señala a Cárdenas Palomino de ser responsable también de la tortura de Eduardo y Ricardo Estrada Granados, quienes también fueron detenidos en el mismo operativo del 2012.

Luis Cárdenas ingresó en 1989 al extinto Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen). En 1993 pasó a la desaparecida Procuraduría General de la República (PGR) donde dirigió un grupo operativo del Centro Nacional de Control de Drogas. En 1996, se convirtió en el primer jefe del Grupo de Antisecuestros de la entonces Subprocuraduría de Investigación en Delincuencia Organizada (SIEDO) de la PGR. En el año 2000 fue nombrado director general adjunto de la Policía Judicial Federal y luego de la Agencia Federal de Investigación (AFI).

El 30 de junio de este año, una Corte de Estados Unidos reveló una investigación contra Luis Cárdenas Palomino y Ramón Pequeño, ambos funcionarios de la Policía Federal en la gestión de Genaro García Luna, por supuestos vínculos con el Cártel de Sinaloa.

“Luis Cárdenas Palomino y Ramón Pequeño García, anteriormente funcionarios de alto rango que trabajaron con García Luna, están cargados cada uno con tres delitos de conspiración para el tráfico de cocaína. A cambio de sobornos multimillonarios, los acusados presuntamente permitieron al Cártel de Sinaloa operar con impunidad en México”, dijo la Corte Este de Distrito de Nueva York.

Aquí, en nuestro país, la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público solicitó a la Fiscalía General de la República el congelamiento de cuentas de Ramón Pequeño García y Luis Cárdenas. Apenas el 22 de septiembre, un tribunal federal negó al exjefe Antidrogas de la Policía Federal, Pequeño García, el descongelamiento de sus cuentas bancarias.

politica@eleconomista.mx