Elementos de la Fiscalía General de Justicia del Estado de México (FGJEM) excavaron dentro de la casa del presunto asesino serial, Andrés Mendoza, de 72 años edad, en búsqueda de más indicios y posiblemente más restos humanos de mujeres.  

Apoyados con picos, palas, un rotomartillo y un perro rescatista, la diligencia ministerial se llevó a cabo en el inmueble de la Colonia Lomas de San Miguel en Atizapán de Zaragoza, Estado de México.

Por ahora, las autoridades sólo han identificado el cuerpo de Flor Vizcaíno Mejía, aunque en la excavación fueron localizadas otras piezas óseas, credenciales de elector, ropa, calzado y bolsas de mujer, libretas con varios nombres, casetes de video, maquillaje y joyería.

Según las autoridades, el presunto asesino serial de Atizapán -quien ya se encuentra preso en el penal de Barrientos de Tlalnepantla- confesó preliminarmente que habría enterrado en el sitio a otras mujeres.   

La fiscal del estado de México para delitos de género, Dilcya García Espinoza de los Monteros, indicó que el cuerpo de Flor Vizcaíno Mejía, de 34 años, fue desmembrado y enterrado en una habitación del terreno donde el martes fue detenido Andrés Mendoza.

Hemos encontrado desgraciadamente diferentes indicios humanos, ropa de mujer, restos óseos, credenciales de elector y otros elementos que nos hacen suponer que pudiese ser un feminicida serial”, aseveró la fiscal.

La FGJEM indicó que “hasta el momento no es posible confirmar el número de víctimas a los que corresponden los restos óseas que han sido localizados en esta diligencia, ya que antes deben ser analizados con pruebas de ADN”.

El fiscal del estado de México, Alejandro Jaime Gómez Sánchez, informó que este jueves se llevará a cabo la audiencia de control donde un juez local deberá valorar si ordena la prisión preventiva justificada y vincula a proceso a Andrés Mendoza, de quien ayer se difundieron fotografías.  

Este caso rememoró a otro similar ocurrido en el 2018, cuando se detuvo en Ecatepec, Estado de México, a Juan Carlos Hernández Bejar y su pareja sentimental Patricia Martínez Bernal, conocidos como "Los Carniceros de Ecatepec", quienes reconocieron haber sido cómplices de abusado sexual y asesinato de entre 10 y 20 mujeres, e incluso haber practicado el canibalismo con los restos de las víctimas. El 1 de octubre de 2019, ambos fueron condenados a 327 años de prisión por ocho cargos de feminicidio, así como por otros delitos de trata de personas en su modalidad de adopción ilegal y por inhumación ilegal de restos humanos.

De acuerdo con el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, de enero a marzo de este año se contabilizan en todo el país 715 víctimas mujeres de homicidio culposo (240 en enero; 208 en febrero; 265 en marzo). En el mismo periodo del 2020 se contabilizaron 741 víctimas (261 en enero; 219 en febrero; 261 en marzo).

kg