Mientras México se ha colocado en el debate político de las elecciones presidenciales de Estados Unidos; no ha habido una respuesta latina contundente hacia los mensajes xenófobos declarados principalmente por el candidato republicano, coincidieron especialistas nacionales y estadounidenses convocados por el Colegio de la Frontera Norte (Colef).

Durante el seminario Las relaciones México-Estados Unidos y la elección presidencial estadounidense del 2016 , Roberto Suro, de la Universidad del Sur de California, expresó que en el país vecino la comunidad latina no ha consolidado un movimiento bien organizado para responder al empresario Donald Trump.

El profesor investigador Carlos Bravo, del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE), expuso, por su parte, que esta elección formará parte de un realineamiento para los latinos.

En tanto, Eliseo Mendoza, de la Fundación Voluntades para Progresar, señaló la necesidad de una mayor participación de los mexicanos en el proceso electoral estadounidense. Es nuestra obligación estudiar a fondo una problemática de esta magnitud. La economía del mundo depende en gran medida de Estados Unidos .

Rogelio Sáenz, de la de la Universidad de Texas en San Antonio, informó que del 2010 al 2014 la tasa de crecimiento anual de la población mexicana en el país vecino fue de 1.86%; de población latina, 2.23%, y de estadounidense, solamente 0.77%, lo cual indica que en la posteridad, la brecha en edades entre latinos y blancos determinará el curso demográfico del país.

Para el profesor del Colegio de México (Colmex), Mauricio de María, es necesario definir una agenda nacional que responda a los intereses de los mexicanos para formar una estrategia ante los importantes cambios que se han registrado en cuanto a las relaciones fronterizas.

ana.langner@eleconomista.mx