En opinión de Iván García Gárate, académico del Departamento de Derecho de la Universidad Iberoamericana, la experiencia del actual proceso electoral obliga a que el Poder Legislativo modifique la ley en la materia y detalle sanciones ante la manifestación sobre compra y coacción de voto.

La reforma política electoral funcionó relativamente bien, pero habrá que perfeccionar la reforma realizada en el 2007, orientada más hacia el financiamiento de partidos políticos, distribución de tiempos electorales y sobre todo ver de qué manera se puede fortalecer lo que hay alrededor de la elección .

Por otra parte, Gustavo López Montiel, investigador del Departamento de Estudios Jurídicos y Sociales del Tecnológico de Monterrey, aseguró que la reforma electoral debe sufrir nuevas modificaciones y buscar fortalecer las atribuciones de las autoridades electorales; sin embargo, reconoció que no se puede esperar una reforma integral, por la composición del Congreso eso no se puede esperar, sólo se aspira a modificaciones parciales .

A decir de Luis Sánchez, integrante de la Comisión Política Nacional del Partido de la Revolución Democrática, existen elementos para anular la elección presidencial. Uno de los factores es la presunta compra y coacción del voto a través de las tarjetas de Soriana.

El académico de la Universidad Iberoamericana expuso que las elecciones de este año demostraron vacíos en la ley electoral, que deben llevar a una reflexión en la próxima Legislatura federal para fortalecer la democracia en el 2018.

Por ejemplo, afirmó, se deben considerar temas como la segunda vuelta electoral, la reelección, revocación de mandato y una profunda discusión sobre el presidencialismo que existe en el país, con de objetivo de dar más peso al Congreso de la Unión.

Mencionó que en recuento a lo sucedido en las elecciones del 2006, las reformas realizadas fueron resultado de exigencias de las circunstancias que se centraron en la creación de mecanismos para regular la ocupación de los medios de comunicación en las campañas, para la contratación de espacios y limitar su participación en el proceso electoral.

Gustavo López Montiel explicó que en la revisión de las posibles modificaciones a la ley electoral se debe explorar la necesidad de fortalecer las atribuciones de las autoridades electorales y replantear si las causales de nulidad son suficientes.

El especialista dijo que la experiencia en este proceso electoral deja como resultado reglas muy restrictivas; un periodo que merece análisis independiente, pues en tres meses los candidatos no lograron mostrar sus propuestas.

Incluso, agregó, no se empataron los tiempos electorales locales con el federal y esto propició que los partidos no cumplieran las normas.

El académico del Tecnológico de Monterrey reconoció que para la siguiente Legislatura no se debe esperar una reforma integral en materia electoral, pues la composición del Congreso de la Unión no ayudará. No hay posibilidades de una gran reforma, no se permitirá y sólo será parcial .

LO QUE DEBE INCLUIR

Para el académico Gustavo López Montiel, se debe revisar el tiempo de campaña y analizar la pertinencia de seguir con sólo tres meses.

  • Explorar la necesidad de fortalecer las atribuciones del IFE y el TEPJF.
  • El académico propuso replantear si las causales de nulidad son suficientes.
  • Iván García propuso incluir temas como segunda vuelta, reelección y revocación de mandato.

LA LEY VIGENTE

  • El acceso de los partidos a radio y televisión fue sólo a través de los tiempos asignados por el IFE.
  • Reducción en 85% del financiamiento privado a partidos.
  • La fiscalización de las finanzas de los partidos no estuvo limitada por el secreto bancario, fiduciario ni fiscal.

jreyes@eleconomista.com.mx